Nacional

operación oikos

Los amaños de partidos servían para blanquear dinero del tráfico de drogas

Los informes policiales indican que la trama liderada por Aranda y Bravo utilizaría la compra de jugadores como "una inversión para el posterior blanqueo de capitales" mediante las apuestas.

Carlos Aranda y Raúl Bravo abandonan la prisión de Zuera.
Carlos Aranda y Raúl Bravo, al abandonar la prisión de Zuera.
Cebollada/Efe

La investigación de la Operación Oikos ha dado un nuevo giro al relacionar ahora a los implicados con el tráfico de drogas. Según ha desvelado El Mundo a partir del sumario policial, la trama de amaño de partidos liderada por Carlos Aranda y Raúl Bravo se dedicaba realmente a blanquear dinero procedente del narcotráfico. Esto se haría, al parecer, tanto mediante la compra de jugadores como con la posterior realización de las apuestas. Así, la Policía Judicial ha reflejado en los informes que "la pertenencia a una organización criminal de amaño de partidos no es un negocio principal" sino que "podría considerarse como una inversión para el posterior blanqueo de capitales procedente del tráfico de drogas". 

La investigación del caso arrancó el año pasado a través de la denuncia que la La Liga interpuso acerca del partido Huesca-Nástic correspondiente a la penúltima jornada de Segunda División de la campaña 2017-18 debido a las irregularidades que se detectaron a través las casas de apuestas. Después, también se ha puesto la lupa sobre el Sariñena-Cariñena de Tercera División de hace dos campañas y el Valladolid-Valencia de Primera División de la recién acabada, al margen de que en las declaraciones ante la Policía y el juez a los testigos e investigados se les haya cuestionado por otros choques como el Lugo-Huesca en el que los altoaragoneses consiguieron el ascenso a la élite.

De hecho, la Operación Oikos ha golpeado de lleno a la SD Huesca, que se encuentra a la espera de que su causa dentro del caso sea archivada. Por el momento, su ya expresidente Agustín Lasaosa y el que fuese jefe de sus servicios médicos, apartado por el club de sus funciones, se encuentran en libertad provisional bajo fianza. El primero está siendo investigado por corrupción en el deporte y como cooperador necesario en un delito de estafa y al segundo se le atribuye es el de delito de corrupción en el deporte.

La Policía Judicial asegura, asimismo, y según El Mundo, que se está investigando el tráfico de drogas en una pieza separada debido a la relevancia de los hechos descubiertos. 

"Aranda ordena a una de sus empleadas la realización de determinadas apuestas deportivas por un importe alto", detalla la Policía, y, una vez ganadas "los cheques con el importe del premios son puestos a nombre de personas de su entorno" para que finalmente el exjugador sea el destinatario final del importe, "obteniendo en su cuenta el dinero ya blanqueado". 

Además, los investigadores hacen hincapié en que las escuchas telefónicas que constituyen el origen de la Operación Oikos fueron interceptadas en un proceso judicial por tráfico de estupefacientes en Málaga, ciudad en la que vive Aranda, quien en su día también jugo en el Real Zaragoza, y su familia. Las pesquisas han analizado a las personas que más beneficios económicos obtuvieron en España apostando en los partidos investigados y, además de que "las apuestas son similares y por importes altos", "todos tenían su residencia en Málaga" y "vínculos entre todos ellos", lo que hace aún más probable la presunta relación entre ambas actividades delictivas. 

Nuevo jefe de la UDEV

La Dirección General de la Policía ha designado a un nuevo jefe de la unidad que se encarga de la Operación Oikos, la UDEV (Unidad Central de Delincuencia Especializada y Violenta).  Tomás Francisco González de la Oliva releva en el cargo a María Marcos, que fue nombrada en septiembre jefa del Departamento de Seguridad de la Presidencia del Gobierno de Pedro Sánchez.

Consulta las últimas noticias de la Operación Oikos. 

Etiquetas
Comentarios