Despliega el menú
Nacional

Elecciones autonómicas 2019

Los resultados de la autonómicas dejan a Podemos sin grupo en el Senado

Hasta ahora ha conseguido formar grupo con un préstamo del PSOE pero a partir de julio esto ya no será posible y pasará al Grupo Mixto.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias
EFE/Luca Piergiovanni

La conformación mixta del Senado, con 208 senadores electos y 57 designados por los parlamentos autonómicos, hace que los resultados de las elecciones autonómicas afecten a su composición y provoquen daños colaterales, como la pérdida para Unidas Podemos de su recién estrenado grupo parlamentario.

Cinco escaños tiene la formación morada en la Cámara Alta, y todos son de senadores autonómicos, nombrados por los Parlamentos de Andalucía, Cataluña, Castilla-La Mancha, Madrid y Navarra.

En las elecciones generales del 28 de abril no obtuvo ni un solo escaño, al perder todos sus representantes de elección directa.

Sin embargo, gracias a un "préstamo" de cinco senadores del PSOE, práctica habitual en el Parlamento, Unidas Podemos ha conseguido conformar grupo parlamentario propio al llegar así al mínimo de diez escaños exigidos por el Reglamento de la Cámara; ahora tiene cinco senadores propios y otros cinco cedidos.

Disponer de grupo es importante, no sólo económicamente (de entrada, un grupo de diez senadores ya dispone de una subvención mensual de 34.000 euros), sino porque también beneficia a sus miembros en los cupos de iniciativas y preguntas orales y les da mayor presencia en la vida parlamentaria.

Bajo la denominación "grupo confederal Unidas Podemos-En Comú Podem", la formación tiene como portavoz a Idoia Villanueva, designada por el Parlamento de Navarra, mientras su portavoz adjunta es Sara Vilà, de En Comú Podem y designada por el Parlament de Cataluña.

Les acompañan Virgina Felipe (Castilla-La Mancha), Jacinto Morano(Madrid) y la senadora de Adelante Andalucía Esperanza Gómez Corona, designada por el Parlamento andaluz; se añaden los cinco senadores del PSOE cedidos formalmente para lograr el grupo.

Sin embargo, solo Sara Vilà y Esperanza Gómez Corona tienen asegurado el escaño, porque sus cámaras legislativas ya celebraron elecciones anteriormente y no se han renovado ahora, pero los otros tres puestos están en entredicho

En Castilla-La Mancha, Unidas Podemos no logró ningún escaño, por lo que es seguro que Virginia Felipe no repetirá cuando las Cortes designen a sus nuevos senadores autonómicos.

Tampoco revalidará la navarra Idoia Villanueva, porque ha sido elegida eurodiputada en las elecciones al Parlamento Europeo y porque Unidas Podemos solo ha obtenido dos escaños en el Parlamento de Navarra frente a los siete de hace cuatro años, con lo que tiene muy difícil hacerse con el único senador autonómico de la Comunidad Foral.

En Madrid, Jacinto Morano relevó a Ramón Espinar como senador cuando Podemos era la tercera fuerza de la Asamblea de Madrid con 27 diputados.

Pero ahora ha quedado relegada al último puesto, al haber obtenido solo siete escaños autonómicos, lo que complica mucho la posibilidad de conseguir alguno de los siete representantes en el Senado que le corresponden a la Asamblea de Madrid.

Todos estos cambios se concretarán en las próximas semanas, y para ello antes tienen que constituirse las cámaras legislativas autonómicas y después designar a sus respectivos senadores, cuyo número varía en función de la población de cada territorio.

Así las cosas, el gesto del PSOE con Unidas Podemos ha permitido a sus senadores disfrutar del grupo parlamentario, pero será durante un plazo muy corto, el que transcurre hasta que en julio acabe el primer período de sesiones de la legislatura.

Porque para después no resultaría viable un grupo parlamentario con más senadores "prestados" que propios, según admiten fuentes de la Cámara Alta, de manera que en septiembre tendrían que pasar al grupo Mixto, donde ahora están Vox y UPN.

Además, la cesión de senadores siempre es provisional, únicamente para cumplir la formalidad de constituir el grupo parlamentario con diez.

Luego basta, según el Reglamento, con que su número no baje de seis, cifra a las que Unidas Podemos no llegará en ningún caso si pierde sus dos senadoras por Castilla-La Mancha y Navarra y el senador de Madrid.

El caso de la formación morada es el más significativo por el impacto que puede tener al perder visibilidad en la Cámara, pero hay otro partido, el PP, que también puede verse afectado por los efectos de los resultados de las elecciones autonómicas.

De sus 69 senadores, 14 son de designación parlamentaria, y algunos de comunidades en cuyos Parlamentos los populares han sufrido un desgaste que puede comprometer sus actuales senadores autonómicos, como Castilla y León, La Rioja, Madrid o Castilla-La Mancha. 

Etiquetas
Comentarios