Despliega el menú
Nacional

tecnología

El deslizante todopantalla de Xiaomi

El Mi Mix 3 es un teléfono diferente con buenas cámaras, potencia y un gran panel amoled.

El Xiaomi Mi Mix 3 es un teléfono que opta por una solución original para ocultar las cámara selfie

Xiaomi se estrenó en esto de los teléfonos todopantalla con el primer Mi Mix en 2016. Tres años y tres modelos después la cámara para selfis ha pasado de la zona inferior del teléfono a ocultarse tras un sistema que, con solo deslizar la pantalla hacia abajo, muestra un sensor de 24 Mpx para las autofotos, otro de profundidad para el ‘modo retrato’ y un flash led para los que también son presumidos por la noche.

El principal problema de esta solución para ocultar la cámara y dedicar todo el frontal al disfrute de nuestra vista, es que aumenta drásticamente el peso del terminal hasta los 216 gramos. Además de ser un peso pesado, el sistema deslizante y mecánico del Mi Mix 3 podría fallar con el paso del tiempo, aunque en nuestras pruebas ha resistido docenas -si no cientos- de aperturas para tomarnos autofotos. El sonido que emite al abrirse y el toque del cierre magnético le da al conjunto algo adictivo que te puede llevar a abrirlo y cerrarlo como un método antiestrés.

Más allá de su llamativo diseño, el Mi Mix 3 es un teléfono potente aunque no actualizado, con el mejor procesador de 2018 y 8 o 10 GB de RAM según configuración, la fluidez está más que asegurada y no existe juego o aplicación que se le resista.

Las cámaras traseras de 12 Mpx cumplen muy bien su papel, sobre todo a plena luz del día y gracias al sistema de inteligencia artificial. Tanto el teleobjetivo, que permite un zoom ‘x2’, como el sensor principal, cuentan con un modo noche que otorga luminosidad sacrificando nitidez y consistencia. El sistema de desenfoque a través de ‘software’ es bueno pero echamos en falta un gran angular, muy presente en la última generación de buques insignia de otras compañías. La doble cámara delantera también toma muy buenas fotos y tiene un modo belleza que agranda los ojos y elimina arrugas.

En el apartado de la batería tenemos luces y sombras. Nos ha gustado mucho que el teléfono incluya un cargador inalámbrico rápido capaz de cargar el dispositivo al completo en menos de dos horas. Sin embargo, a pesar de su elevado peso, el Mi Mix 3 no cuenta con un gran depósito, y los 3.200 mAh serán insuficientes para aguantar las largas jornadas de los usuarios más exigentes.

Entre sus carencias, encontramos también la falta de resistencia al agua, la ausencia de ranura de memorias MicroSD, la radio FM o el conector de auriculares. El altavoz es nítido, aunque no es estéreo ni tan potente como los de la competencia.

En definitiva, por algo menos de 500 euros, el Mi Mix 3 es un terminal llamativo, solvente y con buenas cámaras. Ideal para el usuario que busca un móvil diferente y todopantalla, y está dispuesto a renunciar a algunos extras y a cargar con sus más de 200 gramos de peso.

Etiquetas
Comentarios