Nacional

Un juzgado de Valencia ve este jueves una demanda de paternidad contra Julio Iglesias

Javier Sánchez-Santos, que habría nacido en 1976 fruto de una relación de Julio Iglesias con la bailarina María Edit, ha incluido muestras recogidas en la basura por un detective.

En Aragón se realizan más de 500 pruebas de paternidad al año.
La muestra analizada pertenece a uno de los hijos, Julio José Iglesias, y fue analizada en España, en un laboratorio especializado de Zaragoza.
Oliver Duch

El Juzgado de Primera Instancia número 13 de Valencia ve a partir de las 09.00 de este jueves la demanda de paternidad presentada por un valenciano de 41 años, Javier Sánchez-Santos, contra Julio Iglesias, una vista que se celebra sin la presencia del cantante, que no ha sido citado por el juez.

La vista, en la que se presentará una prueba de ADN que supuestamente acredita la paternidad, se desarrollará a puerta cerrada, para garantizar la intimidad y el derecho a la vida privada de las partes.

Sánchez-Santos, que habría nacido en 1976 fruto de una relación de Julio Iglesias con la bailarina María Edite, ha incluido en su demanda de paternidad -la tercera en los últimos 28 años- una prueba de ADN hecha a partir de muestras de unos quince objetos (colillas, pañuelos, latas de bebida o servilletas) recogidos en la basura por un detective en Miami, donde reside el artista y sus hijos, que confirmaría la paternidad.

La negativa del artista a repetir esta prueba ante los peritos del juzgado ha motivado la decisión del juez de no citarle, aunque podría acudir, si así lo considera.

La muestra analizada pertenece a uno de los hijos, Julio José Iglesias; fue analizada en España, en un laboratorio especializado de Zaragoza, y concluye que el denunciante está emparentado con el cantante al 99,99 % de probabilidades, según ha informado el letrado del demandante, Fernando Osuna.

Las pretensiones del demandante se basan en dos circunstancias, según detalla Osuna: "La prueba de ADN que determina que ambos tienen el mismo padre y la negativa de Julio Iglesias a repetirla con todas las garantías procesales. Esa negativa tiene una gran trascendencia judicial y prácticamente convierte en padre a Iglesias", asegura.

Por el contrario, la defensa del cantante, que ejerce el letrado castellonense Fernando Falomir, insistirá en que "esto está juzgado ya en tres procedimientos anteriores: dos en Valencia -1991 y 1992- y uno en Marbella en 2004, sin que en ningún caso prosperase la demanda", y añade: "la novedad es una prueba que nosotros cuestionamos, tanto la forma en la que se obtuvo como el análisis en sí mismo".

Los dos únicos testimonios que previsiblemente se escucharán en la sala de vistas serán los del detective que consiguió el material genético, que deberá informar sobre cómo lo obtuvo, la forma en que lo conservó y trajo a España, y el de los técnicos del laboratorio zaragozano que los analizó, que darán detalles técnicos sobre el método de análisis y la fiabilidad del mismo.

Falomir explicó recientemente a EFE que, en caso de que el juez estime que es necesario continuar adelante con la causa, el cantante se sometería a la prueba de ADN.

Etiquetas
Comentarios