Despliega el menú
Nacional

El juez imputa al policía de Barcelona que mató a la perra Sota de un disparo

El caso provocó gran repulsa en las redes sociales y desencadenó protestas convocadas en la ciudad condal.

El perro abatido por un agente de la Guardia Urbana de Barcelona.
El perro fue abatido por un agente de la Guardia Urbana de Barcelona.
Twitter

Las redes sociales mostraron su indignación el pasado mes de diciembre cuando un agente de la Guardia Urbana mató de un disparo a un perro en pleno centro de Barcelona. Bajo el lema de #JusticiaParaSota, colectivos animalistas lanzaron una campaña en Twitter con el objetivo de esclarecer los hechos. Los usuarios de esta red social no tardaron en expresar su indignación ante las duras imágenes que circularon del can, de nombre Sota, tras ser abatido en la calle ante la presencia de su dueño.

El agente en cuestión, y su compañero de patrulla han sido ahora citados a declarar por un juez de Barcelona, según informa El Periódico. En su momento, el comisionado de Seguridad de Barcelona, Amadeu Recasens, aseguró que la actuación de la Guardia Urbana fue "defensiva y proporcional", después de que se fueran investigados los hechos.

Esto ha sido siempre negado por el dueño del animal, el sintecho Tauri Ruusalu, de origen estonio. Según su versión, el agente se le acercó para que se identificara. Como su nombre es extranjero, se ofreció para escribirlo en una libreta, pero el agente le dio un manotazo en la cara. Fue entonces cuando el perro se interpuso y atacó al policía, según esta versión. El agente habría disparado en ese momento. Al ver que abatían a su perro, el joven dueño agredió al agente con un patinete, según la versión policial, motivo por el cual acabó detenido.

Otros cuatro testigos también comparecerán ante el juez el 1 de julio y dos de ellos lo harán en calidad de protegidos por temor a represalias. Anterior a su cita, el 26 de junio, será el turno de la declaración de Ruusalu, quien denunció haber sufrido una brutal agresión por parte de varios policías.

El partido animalista Pacma aseguró que Ada Colau -alcaldesa de Barcelona- había "convertido la ciudad en un infierno para los animales" y entregó 230.000 firmas al Ayuntamiento para pedir justicia para la perra Sota. Además, reclamaron la expulsión del agente si se demuestra que hubo abuso de poder, así como protocolos de actuación específica para estos casos con animales

Etiquetas
Comentarios