Despliega el menú
Nacional

Casi la mitad de los españoles quieren que Sánchez gobierne en coalición

El acuerdo que tiene más respaldo es el del PSOE con Unidas Podemos y los nacionalistas. Ábalos defiende un Gobierno monocolor y a la vez abre la puerta a la entrada de Podemos.

Arranca la reunión entre Sánchez e Iglesias en Moncloa
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en una imagen de archivo.
Efe

El 45% de los ciudadanos es partidario de que Pedro Sánchez gobierne en coalición, y la opción más respaldada, según el último estudio del CIS, es una alianza del PSOE, con Unidas Podemos, PNV, Coalición Canaria, Compromís y los regionalistas cántabros. La segunda fórmula es la de los socialistas con el partido de Albert Rivera. Unas alianzas que chocan con la idea de Sánchez de gobernar en solitario con independientes progresistas, un modelo que solo apoya el 7,9% de los consultados.

Los planes del presidente y las preferencias de la sociedad van por caminos diferentes en lo que a modelos gubernamentales se refiere. El barómetro de mayo señala que el 45,2% de los españoles es partidario de un gobierno socialista coaligado con el partido de Pablo Iglesias y los nacionalistas moderados. Esta alianza tiene el respaldo del 53% de los votantes del PSOE y del 73% de los de Unidas Podemos.

Pero el CIS difundió junto a su estudio una nota de prensa en la que señala que el 44,1% de los 2.985 entrevistados prefiere que Sánchez gobierne en solitario, y de esta cifra el 68,3% corresponde a votantes socialistas. Los simpatizantes del PSOE que se decantan por el pacto con Unidas Podemos se quedan en el 21,4%, y con Ciudadanos, el 6,4%. Unos números que no figuran en ninguna parte del sondeo, pero que coinciden con los planes de Sánchez. En el barómetro se pregunta por un ejecutivo monocolor sin mayoría en el Parlamento y el 38,2% prefiere esa fórmula, y el 45,2%, la coalición. Entre los votantes socialistas, el 56,2% se inclina por gobernar en solitario y el 36,7%, acompañados.

El acuerdo con Unidas Podemos está en el centro del debate y tras las elecciones generales pareció posible, sobre todo tras la buena sintonía en el reparto de puestos en la Mesa del Congreso y en la elección de la presidenta del Congreso. Pero el descalabro de Unidas Podemos en las municipales, autonómicas y europeas del pasado domingo cambió el panorama. Tanto el secretario de Organización como el propio Sánchez han enfriado esta semana las posibilidades de dar entrada a dirigentes podemistas en algún ministerio. Ambos argumentaron que Iglesias debe ser consciente de dónde le han situado los ciudadanos tras pasar por las urnas.

Aunque para añadir un poco más de confusión al debate José Luis Ábalos defendió una cosa y la contraria. Señaló podría plantearse incorporar al futuro Ejecutivo de Sánchez a "miembros de otras formaciones". Más concretamente, a miembros de Unidas Podemos. Dicho esto, rebajó la coalición gubernamental porque "tendría sentido si ambas formaciones sumaran mayoría absoluta, pero es que no suma". El PSOE cuenta con 123 diputados; Unidas Podemos, 42. Entre ambos reúnen 165, lejos de los 176 o 174 necesarios en función de si la suspensión de los diputados secesionistas en prisión altera la mayoría absoluta. "Durante la campaña -abundó el también ministro de Fomento en Antena 3 y antes de que se conocieran los datos del CIS- explicamos que aspiramos a un gobierno socialista abierto a personas independientes de prestigio. Pero queremos que sea de orientación socialista, y nos mantenemos en ello". Unidas Podemos, prosiguió, es "un socio programático prioritario" del PSOE. Lo que los socialistas pretenden es sellar un acuerdo en torno a un programa, que, según Ábalos es "lo importante", y no "presencias en el gobierno".

Independentistas, no

El estudio del CIS también refleja que los consultados prefieren el acuerdo con los nacionalistas moderados antes que con los independentistas. El respaldo a una alianza para gobernar de PSOE, con Unidas Podemos, Esquerra, JxCat y EH Bildu se quedó en 16%. Solo el 7% de los votantes socialistas ve bien esta fórmula, que en cambio apoyan el 73 y el 84% de los simpatizantes republicanos y 'neoconvergentes', y el 65% de los seguidores de la izquierda abertzale.

El secretario de Organización no valoró la posibilidad de un acuerdo de coalición con Ciudadanos, que es la segunda opción en la encuesta del CIS. Casi la cuarta parte de los consultados se decantaron por esa fórmula para gobernar. Entre los votantes naranjas es la alternativa preferida para el 80%, aunque entre los seguidores socialistas solo el 16% la respalda. El amplio apoyo al entendimiento con el PSOE entre los simpatizantes de Ciudadanos contrasta también con la resistencia de sus dirigentes a ese acercamiento, aunque en los últimos días han entreabierto la puerta aunque con unas condiciones exigentes.

Etiquetas
Comentarios