Nacional

Opinión

Pasión por la educación

Modernizar España a través de la educación era la gran pasión de Rubalcaba.
Modernizar España a través de la educación era la gran pasión de Rubalcaba.
POL

Abrir el teléfono y empezar a leer mensajes de Whatsapp es un ejercicio que solemos hacer al final del día cuando estamos lejos. Fueron muchos los que llegaron para anunciarme la enfermedad y, poco más tarde, la muerte de Alfredo Pérez Rubalcaba. Las personas que habían trabajado con ambos me mandaban sus recuerdos y vivencias compartidas y, sobre todo, su cariño y respeto hacia su persona y su trabajo. Yo sentía lo mismo, pues a mi memoria vinieron aquellos años en los que compartí, desde la Dirección Provincial de Educación, una misma pasión, la pasión por la educación, por la política. Sentíamos la ilusión de creer que estábamos cambiando el país para hacerlo más libre y más moderno.

Era un deseo generacional: cambiar una España "autoritaria, casposa y cateta" por una país abierto a Europa, nuestro referente permanente de libertad y de democracia. No fueron años fáciles, pues era fundamental resolver el problema histórico del enfrentamiento entre los sectores privados de la educación y la educación pública. Especialmente en la ciudad de Zaragoza, por su amplio porcentaje de enseñanza religiosa. Una de las características de nuestro sistema educativo es su dualidad, la división en dos redes: la pública y la privada. Modelo que marcará las decisiones a la hora de aplicar los cambios en el sistema.

Para entender la situación de nuestra educación sigue siendo necesario recordar el debate que se produjo en torno al artículo 27 de nuestra Constitución, que reconoce y garantiza el derecho a la libertad de enseñanza.

Debemos recordar también que el debate y la aprobación de la LODE suscitó una enorme polémica y movilización del sector privado, que solo se zanjaron con la sentencia del Tribunal Constitucional. Superado este enfrentamiento inicial, se firmaron en el año 1986 los primeros conciertos entre el Ministerio de Educación y los centros privados que lo solicitaron y que, a su vez, reunían los requisitos marcados por los correspondientes decretos ministeriales. Zaragoza fue de las pocas provincias españolas donde se firmaron los conciertos con acuerdo de todos los sectores de la comunidad educativa. Esta situación se fue superando con mucho esfuerzo y con muy buena voluntad por parte de muchos sectores. La adaptación y puesta en funcionamiento de la LODE fue sumamente compleja en nuestra provincia. Era necesario armonizar intereses distintos y centros educativos que en sus orígenes eran diferentes (Universidad Laboral, centros de Bachillerato técnico…).

Nuestro país apostó, y sigue en ello, por una escuela integrada para formar a los futuros ciudadanos de una sociedad democrática, y, por tanto, por una educación obligatoria de calidad tan larga como sea posible. Más educación para todos suponía alargar la escolarización obligatoria por abajo y por arriba.

La LOGSE fue una ley profundamente ambiciosa pues no solo cambiaba la estructura educativa sino también proponía un importante cambio curricular. Si fue compleja la aplicación de la LODE lo fue más la de la Logse. El cambio estructural obligaba a diseñar todo un modelo organizativo nuevo en los centros. El medio rural necesitaba la construcción de nuevos centros y así se programó. Pero el medio urbano era especialmente complejo por la necesaria definición de zonas educativas y la complejidad de tener la ciudad de Zaragoza una importante oferta de enseñanza privada. Por ello era imprescindible ofertar en la red pública centros con las mismas prestaciones y niveles que los centros privados.

También era necesario el consenso con las comunidades autónomas y, por supuesto, con el profesorado, pues el proceso educativo depende mucho más de la actitud del profesor que de las ganas que tenga el alumno. Alfredo Pérez Rubalcaba fue capaz de asumir el liderazgo educativo en un momento difícil en nuestro país. Frente al silencio, la palabra. Frente al olvido, la palabra. Y por eso deseo que estas sirvan de reconocimiento, homenaje y recuerdo a una persona con la que compartí años de trabajo y de ilusión, de pasión por la educación. Pues él fue capaz de contagiarnos con su inmensa capacidad de trabajo su ilusión, su emoción y su pasión. Lo hizo conmigo y con todas las personas que aquellos años trabajamos con él. Y con la esperanza de que el camino que hace más de treinta años abrimos siga siendo un camino abierto a un mundo de solidaridad y de igualdad.

Etiquetas