Despliega el menú
Nacional

La retirada de la fragata

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 15/05/2019 A LAS 02:00
FILE PHOTO: Spanish Navy frigate Mendez Nunez arrives to the naval base port of Rota in southern Spain, March 22, 2011.REUTERS/Javier Diaz/File Photo [[[REUTERS VOCENTO]]] USA-IRAN/SPAIN
La fragata 'Méndez Núñez'.
Javier Díaz / Reuters

La retirada de la fragata española ‘Méndez Núñez’ es la consecuencia lógica del cambio en la misión de la fuerza naval norteamericana en la que estaba integrada. Ni la Unión Europea ni España comparten la política de presión militar sobre Irán que ha emprendido Trump, así que no cabe esperar que sus barcos participen en la misma. No obstante, el hecho podría suscitar tensiones diplomáticas y comerciales con Washington que el Gobierno habrá de gestionar con prudencia y manteniendo una correcta relación entre dos países amigos y aliados.

La participación de barcos españoles en fuerzas navales de Estados Unidos no es algo insólito; supone una colaboración natural entre aliados y busca mejorar la coordinación de las unidades. Ese era el propósito, junto a la conmemoración del quinto centenario de la primera vuelta al mundo, de la integración de la fragata ‘Méndez Núñez’ en el grupo de combate del portaaviones ‘Lincoln’. Pero, en un contexto de tensión con Irán, Washington ha decidido dirigir sus barcos al Golfo Pérsico para presionar a Teherán. No tendría sentido que España participase en esa operación, que no entraba en lo acordado. Y que, además, choca con la posición de la Unión Europea en relación a Teherán: Alemania y otros países europeos ya han instado a Estados Unidos a que no eleve el grado de confrontación con los iraníes. España puede compartir con Washington la preocupación por los incumplimientos del tratado de desnuclearización de Irán, pero debe actuar dentro del marco de la UE, que aspira a salvar el acuerdo de 2015 y no es partidaria de nuevas sanciones.

No cabe excluir, en cualquier caso, que la retirada derive en una crisis diplomática con el imprevisible Trump, que podría tener también consecuencias comerciales si Estados Unidos decidiera descartar la compra de fragatas a nuestro país. Exteriores debe emplearse a fondo para dar explicaciones y para mantener una relación amistosa con nuestro aliado.

Etiquetas