Despliega el menú
Nacional

Ausencias presentes

Por
  • Eva Pérez Sorribes
ACTUALIZADA 15/05/2019 A LAS 02:00
Miles de personas pasaron por la capilla ardiente de Rubalcaba.
Miles de personas pasaron por la capilla ardiente de Rubalcaba.
J. P. Gandul / efe

Hay ausencias muy presentes. Y no solo por lo definitivas. La muerte de Alfredo Pérez Rubalcaba no solo ha provocado tristeza, también ha partido la campaña electoral en dos, incluso para aquellos que no tuvieron el buen gesto de suspenderla. A las declaraciones de pena por el político que se va, se han sumado filas de gentes, sin adhesión socialista, que queriendo rendir homenaje al responsable público, lo han hecho también a la buena política. Rubalcaba honró la política, y la escribió con mayúsculas, y esto en tiempos de marketing y volatilidad, de líderes con más ambición que ideas y compromiso, resulta superlativo, y convierte su recuerdo en exigencia. Su ausencia, entre el resultado del 28A y pendientes del 26M, se traduce en el segundo toque de atención a nuestros dirigentes. El primero salió de las urnas y les dijo, a las claras, que a la gente corriente que somos casi todos ni nos gustan las estridencias ni los extremismos. El segundo mensaje salió este pasado fin de semana de una capilla ardiente en el Congreso. Y les dice a todos los que se presentan a las elecciones que honren su oficio, con ejemplaridad y responsabilidad, con solidez y compromiso. Porque otros antes lo hicieron y sin más premio ni puerta giratoria que la tiza y la pizarra. Solo se llevó Alfredo Pérez Rubalcaba un buen funeral, pero no porque, como él decía, "en España se entierra muy bien" sino porque se recoge lo que se siembra. Lo que hace falta es que dure la cosecha y no se la lleve la insustancialidad de este tiempo que, desgraciadamente, ya no es el suyo.

Eva Pérez Sorribes es directora de Contenidos de la Cadena Ser Aragón

Etiquetas