Nacional

política

Casado, Feijóo, la vuelta a los orígenes y el "juguete" Vox

El líder del PP en Galicia y el presidente Pablo Casado cerraron filas ante los 5.000 simpatizantes que acudieron a escucharles a la romería popular organizada en la localidad coruñesa de O Pino.

Casado y Feijóo cerraron filas ante los 5.000 simpatizantes que acudieron a escucharles a la romería popular organizada en la localidad coruñesa de O Pino.
Casado y Feijóo cerraron filas ante los 5.000 simpatizantes que acudieron a escucharles a la romería popular organizada en la localidad coruñesa de O Pino.
Efe/Xoán Rey

"Se ha acabado el duelo", esta ha sido la contundente frase del líder del PP en Galicia, Alberto Núñez Feijóo, antes de sus gritos por la unidad y la vuelta a los orígenes, y tras lamentar que Pedro Sánchez haya "jugado sus cartas" de un modo muy eficaz, porque Vox "ha sido su juguete y nosotros no hemos sido capaces de unir los votos".

Ha asumido que Santiago Abascal va a insultarlo nuevamente, pero todos han de saber que su partido, el que ha sufrido, ha esgrimido, con el presidente Pablo Casado allí presente ante él y siguiendo su intervención atentamente, ya está en pie para "reconstruir y ganar".

Aviso que ha lanzado Núñez Feijóo desde un atril situado en una zona recreativa, con el sol apretando, una gran masa de robles de gran porte y una romería, la tercera que organiza en la zona del PP de La Coruña, con productos típicos de Galicia.

Ha sido este el escenario elegido por el presidente del PP, Pablo Casado, y por el líder del partido en Galicia, Alberto Núñez Feijóo, para escenificar esa recuperación, la cual llega tras el peor de los resultados cosechados en unas elecciones generales, al bajar de 137 escaños a 66.

Ante más de cinco mil militantes y simpatizantes concentrados en el entorno de la Capilla de A Magdalena, en la parroquia de Castrofeito del municipio coruñés de O Pino, Pablo Casado ha pedido que el socialista "no se sienta con patente de corso" ahora, con una "autopista libre" después de lo ocurrido ese domingo, algo que ha querido trasladar en un lugar como otros tantos, que ha sido el semillero de los suyos, porque "aquí nacimos, en las aldeas".

Y ha expuesto, tras ser saludado como "presidente, presidente", por el respetable, que con tal baño de masas ya no es que el partido esté vivo, pues si cabe lo ha visto más fuerte que nunca, y por tanto no ha dudado en exponer que todo lo que es se lo debe a la afiliación de base.

Como ese ambiente lo imbuyó de una gran paz interior, quiso allí además compartir un pensamiento con todos los presentes, que siempre hay que volver al germen inicial, al de la "política con mayúsculas", a la "vocación de ayudar a tu vecino", y, después de las elecciones generales del 28A,"tenemos la humildad de reconocer que no somos perfectos, pero tenemos la ilusión y la ambición de futuro de siempre".

En ese robledal, al que se ha referido en su discurso con la acepción en gallego, "carballeira", le ha quedado más claro todavía que "hay que volver a los orígenes", palabras por las que ha sido muy ovacionado.

Y Núñez Feijóo, muy crítico con los giros dados en esta campaña de los comicios estatales, este sábado ha dicho a Casado que es "el mejor" y le ha agradecido que esté en esta cita lúdica que iba a realizarse antes incluso de la propia convocatoria del 28A pero que finalmente se ha retrasado y se produce después de una jornada "dura para todos nosotros".

El titular de la Xunta ha aceptado que todos cometen errores ("el primero yo") pero ha elogiado que Pablo Casado dé la cara por todos, comportamiento que, ha ahondado, es el "primer mandamiento en un partido político" como el de ambos.

"Lamentamos la decepción, somos conscientes de que todos los dirigentes os debemos una y nos comprometemos desde ahora mismo a iniciar la remontada", ha espetado Núñez Feijóo, algo que ha refrendado Pablo Casado, seguido de un "y aquí, en Galicia".

Los dos han departido prácticamente durante todo el evento, aparte de repartir besos y abrazos entre el público, y han escuchado con atención al responsable provincial del PP en A Coruña, Diego Calvo, que ha recordado al fundador, el fallecido Manuel Fraga, un defensor de estos encuentros de confraternidad que "estaría encantado de estar con su gente".

Calvo ha recordado que el PP "nació en 'carballeiras', romerías, acompañado por empanada, pulpo y carne 'ao caldeiro'", y como sus compañeros, ha admitido que hubo fallos y que "cuando las cosas no salen como uno quiere, hay que volver a los orígenes" en efecto.

Ha agradecido a Casado su trabajo -"a humildad no te gana nadie"- y ha aplaudido Calvo el hecho de estar juntos en los momentos buenos y en los que no lo son tanto, una observación tras la cual sufrió la picadura de un tábano, algo que él mismo compartió, quizás por ser una de las más dolorosas que un insecto puede asestar.

Pidió, además, perdón por los retrasos habidos en alguno de los setenta autobuses desplegados, pero garantizó que todos iban a comer y a pasarlo "bien".

Algo que secundó el alcalde anfitrión, Manuel Taboada, más conocido como Manolo, que, al ver a la multitud, exclamó un "esto da gusto verlo, no se ven más que cabezas" y comentó que en la zona se celebra una gran fiesta cada 22 de julio pero menos concurrida.

"Pasemos un buen día de fiesta", se despidió. Y así fue. 

Etiquetas
Comentarios