Despliega el menú
Nacional

El Dos de Mayo abre la precampaña electoral marcado por los resultados del 28A y los gestos

Casado ha evitado estrecharse la mano con Garrido, que se ha marchado pronto.

Un anticipo de cómo será la batalla de la derecha en las autonómicas.

La celebración del Dos de Mayo, que se celebra tradicionalmente en la Real Casa de Correos, ha abierto este jueves la precampaña electoral a las autonómicas y municipales y ha estado marcado por los resultados de los comicios del pasado 28 de abril así como por los gestos, con un protagonista, el expresidente de la Comunidad Ángel Garrido, tras su salida hace tan solo una semana a Ciudadanos.

Todas las miradas estaban puestas en el saludo que se pudieran dar Garrido y el presidente del PP, Pablo Casado, que no ha faltado a la cita y que ha llegado acompañado de la candidata del PP a la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso. Era la primera vez que coincidían desde la salida de Garrido a la formación 'naranja'.

Sin embargo, tal momento no se ha dado, según ha señalado el propio Casado, porque no lo ha visto. De hecho, ha indicado que si se hubiera cruzado con él le habría saludado con normalidad. El gesto ha pillado de sorpresa a Garrido, que ha admitido a los periodistas que no lo esperaba. Pese a ser su nombre de los más comentados, ha sido de los primeros en marcharse sin hacer "mucho ruido" por la puerta de atrás de la Real Casa de Correos.

A falta de un presidente, dado que el actual, Pedro Rollán, ha asumido el cargo hace pocos días y ha sido el encargado de lanzar en su discurso un mensaje de "estabilidad" de las instuciones que dirige el PP, han sido dos exdirigentes regionales -Garrido y Esperanza Aguirre- junto con Pablo Casado, los que han acaparado la atención.

Tanto Aguirre como Casado han coincidido en el argumento lanzado este jueves tras los resultados electorales del domingo, aludiendo al desgaste de haber gobernado junto con otros factores, las "tres 'C': la corrupción, la crisis económica y Cataluña". "Se ha dado la tormenta perfecta", decían en ambos entornos.

Así, Esperanza Aguirre, tras dos años ausente, ha acudido a la cita de las primeras, y ha aprovechado para pedir que los partidos de centro-derecha se unan así como para culpar de la "desbandada" de votantes al expresidente de su partido, Mariano Rajoy. Casado no ha dado nombres pero sí ha sostenido que su formación lleva perdiendo "apoyos electorales desde hace ocho años".

Más allá del no saludo entre Casado y Garrido, también ha sido de lo más comentado la elección del protocolo a la hora de sentar a los invitados, sobre todo, en el caso de los candidatos. Al de Más Madrid, Íñigo Errejón, le han sentado con la de Vox, Rocío Monasterio; mientras que a Javier Ortega Smith (Vox), con Carlos Sánchez Mato, que encabeza la candidatura de IU Madrid en Pie en la capital. "Esto es lo más cerca que nos van a encontrar", ha lanzado el último en tono de broma.

Sin que la corbata elegida por Rollán (con calaberas) quisiera presagiar algo, los resultados del PP en las generales ha sido también de lo más comentado, y el propio Casado ha estado recibiendo apoyos de los presentes, que se le acercaban para decirle que "fuerza" y "adelante" porque van todos "a una".

Esa imagen de unidad también la ha querido escenificar todo el equipo de Díaz Ayuso, que se ha juntado con sus candidatos de la lista a la Asamblea al final del acto en el escenario para hacerse una foto con el pulgar en alto y al grito de "presidenta, presidenta".

Conscientes de lo reñido que puede estar el próximo 26 de mayo entre el bloque de la izquierda y la derecha, todos los partidos han coincidido en destacar que Madrid es diferente y no se pueden extrapolar los datos del domingo. El candidato regional del PSOE, Ángel Gabilondo, sin ocultar su euforia por la victoria de los socialistas, ha insistido en que hablará con todos pero sólo negociará dentro de la Constitución y las leyes.

El candidato de Ciudadanos, Ignacio Aguado, ha insistido, por su parte, que no va a pactar con el PSOE y que va a trabajar por tratar de mantener el liderazo del bloque de la derecha, con la intención de poder gobernar con PP pero no con Vox. Estos últimos quieren evitar entrar a criticar al PP porque quieren gobernar con ellos y han protagonizado otro de los momentos cuando sus líderes han pasado un rato distendido con los militares invitados al acto.

Frente a la candidata de Podemos, Isa Serra, que se ha ausentado porque no compartía la elección de que se premie al Corte Inglés y a Metro, el candidato de Más Madrid, Íñigo Errejón, sí que ha estado presente, arrogándose el buen resultado del bloque de izquierdas en las pasadas elecciones y aspirando a repetir en un mes.

Pese a que la Puerta del Sol ha estado más llena que años anteriores -con la ausencia de representantes del Gobierno central de primera línea- los partidos presentes han conseguido esquivarse, no han hablado entre ellos y han evitado un saludo que les pueda comprometer en las próximas semanas.

Etiquetas
Comentarios