Despliega el menú
Nacional

Gobierno y estabilidad

ACTUALIZADA 29/04/2019 A LAS 02:00
Los ciudadanos ya han emitido su voto.
Los ciudadanos ya han emitido su voto.
Javier Lizón / Efe

Ganadas las elecciones, Pedro Sánchez se enfrenta ahora a uno de los grandes dilemas del día después: gobernar tal y como ha venido haciéndolo hasta la convocatoria electoral o empeñarse en la búsqueda de la necesaria estabilidad política para esta legislatura. Las matemáticas no engañan y el PSOE tendrá que buscar los apoyos imprescindibles para garantizarse la investidura y para sostener un Ejecutivo que, si bien puede navegar en solitario con el respaldo de Podemos y los independentistas, también suma con Ciudadanos. Aunque la campaña electoral nos ha dejado una larga relación de imágenes especialmente agrias entre Pedro Sánchez y Albert Rivera, y esta pasada noche los simpatizantes socialistas concentrados en Ferraz gritaban «¡Con Rivera no!», no hay duda de que amplios sectores del PSOE valoran la posibilidad. Habrá que saber dónde se encuentra Rivera, que aunque finalmente no ha superado al PP -en Aragón el ‘sorpasso’ sí se ha producido-, estos comicios han logrado auparle al liderazgo de la derecha y plenamente dispuesto a rivalizar con un Pablo Casado obligado a replantearse tanto su discurso como su protagonismo. Los populares, que ahora encaran las elecciones autonómicas y municipales, no realizarán grandes movimientos hasta que se superen estas dos citas, pero los malos datos cosechados les obligan a una profunda reflexión. No solo Ciudadanos y Vox les han robado apoyos, sino que también han sufrido la falta de identificación con buena parte de sus votantes.

La importante bajada en número de escaños sufrido por Unidas Podemos deja a Pablo Iglesias en situación de clara emergencia, consciente de que su futuro y el de su formación pasa ahora por mostrarse como el principal aliado de un Pedro Sánchez que debería mostrar una especial atención a los datos registrados en Cataluña y País Vasco, comunidades con un fuerte crecimiento de las posturas representadas por ERC y Bildu.

Etiquetas