Nacional

elecciones generales

El PP pierde el dominio en Castilla y León 33 años después

Los socialistas han ganado las elecciones generales en Castilla y León, seguidos por Ciudadanos.

Casado en la presentación de Alfonso Fernández Mañueco como aspirante a la presidencia de Castilla y León.
Casado en la presentación de Alfonso Fernández Mañueco como aspirante a la presidencia de Castilla y León.
Efe/Nacho Gallego

Castilla y León ha vivido este domingo una jornada histórica al producirse un cambio con el PSOE como vencedor tras 33 años de dominio del PP, que en estas elecciones ha perdido ocho escaños, justo los que ha obtenido Ciudadanos.

En esta Comunidad la irrupción de Vox se ha limitado a la provincia de Valladolid, la única en la que su notable incremento de votos en Castilla y León, donde ha pasado de 2.741 sufragios en 2016 a más de 186.000 ahora, se han traducido en representación en el Congreso.

La jornada ha registrado un notable incremento de participación respecto a 2016, de casi 10 puntos porcentuales, hasta alcanzar el 78,24%, casi 2,5 puntos porcentuales más que en España (75,75%).

Los socialistas han logrado su mejor resultado en Castilla y León desde 1986, al conseguir 12 diputados y rozar el 30 por ciento del voto, siete puntos por encima del logrado en 2016, hasta sumar casi 451.000 votos, unos 56.000 por encima del PP. En cambio, el PP se ha dejado 18 puntos porcentuales respecto a las anteriores elecciones generales (del 44,27% al 26,05%) y ha perdido unos 250.000 votos, una cantidad que casi coincide con el incremento de 263.000 que han sumado Ciudadanos, con cerca de 80.000 más, y Vox, con 183.000 más.

Por provincias, el PSOE ha sido el partido más votado en siete de los nueve territorios -Burgos, León, Palencia, Segovia, Soria, Valladolid y Zamora-, mientras que el PP se ha impuesto únicamente en Ávila y Salamanca, esta última la única circunscripción de España en la que los populares han vencido a los socialistas en escaños.

Este dominio socialista se ha extendido también a las capitales de provincia, ya que el PSOE ha logrado el triunfo en todas ellas, excepto Ávila, mientras que en Ponferrada también han ganado los socialistas.

En el caso de Ciudadanos, sólo ha necesitado sumar esos 80.000 votos de más respecto a 2016 para multiplicar por 8 su representación en el Congreso por las circunscripciones de Castilla y León, con un porcentaje de sufragios del 18,90%, que únicamente les deja sin diputado por Soria.

En el lado opuesto se sitúa Unidas Podemos, que tras conseguir tres diputados en 2016, ahora se queda sin representación en Castilla y León, al perder cinco puntos porcentuales de apoyos, equivalentes a casi 70.000 menos, que en principio habría recuperado el PSOE.

En cuanto al Senado, con casi el 97% de los votos escrutados, el PP ha conseguido mantener su hegemonía en Castilla y León, pero ha visto recortada la distancia con el PSOE a únicamente dos senadores: los populares han logrado 19 frente a los 17 del PSOE, que le ha recortado hasta ocho respecto a 2016.

Etiquetas
Comentarios