Nacional

elecciones

La media de las encuestas deja todo abierto a los posibles pactos poselectorales

El PSOE ganaría las elecciones, pero solo retendría la Moncloa pactando con Cs o con Unidas Podemos y los independentistas, según la demoscopia publicada antes del pasado martes.

Loading...

La media de la treintena de sondeos realizados del 1 de marzo al 22 de abril (89.240 entrevistas) da la victoria al PSOE. El partido que lidera Pedro Sánchez rondaría de media el 26,41% de los votos y daría el salto de los 84 escaños que tiene en la actualidad a entre 120 y 125 diputados. En segunda posición quedaría el PP, con el 21,34% de los sufragios y entre 88 y 97 escaños, una bajada importante para una formación que ahora cuenta con 137. Ciudadanos también subiría, de los 32 asientos actuales a entre 54 y 60 gracias al 16,37% de los votos, mientras que Unidas Podemos sufriría un gran retroceso al pasar de sus 71 diputados a tener de 33 a 40 y el 13,59% del voto total. La sorpresa vendría de la mano de Vox, que se estrenaría en el Congreso con 32-38 escaños y casi el 12% de las papeletas.

Así las cosas, la clave estaría en los pactos, y ahí es donde la matemática obra su magia. El PSOE solo retendría la Moncloa pactando con Ciudadanos (la suma de sus mejores resultados daría 185 escaños, aunque en el peor de los escenarios se quedaría a las puertas de la mayoría absoluta, cifrada en 176 diputados, dos menos de los necesarios). Esta posibilidad ha sido descartada una y otra vez por el líder de la formación naranja, Albert Rivera, quien se niega a pactar con el candidato socialista y su única y reconocida ambición es desalojarle del poder.

Una coalición con Unidas Podemos tampoco sería suficiente para el PSOE, ya que en ningún caso alcanzarían más de 165 escaños y tendrían que pactar con otras fuerzas. Ciudadanos tampoco entraría en un Gobierno con los de Pablo Iglesias, con lo que la otra opción de Pedro Sánchez sería pactar con independentistas. En este sentido, resulta importante el espacio político que ocuparían las fuerzas nacionalistas, a las que correspondería una media del 10,34% de las papeletas (de 31 a 34 escaños), en el que quedan englobados el PNV, EH Bildu y los partidos soberanistas de Cataluña, donde se espera que el ‘procés’ haga que repunte el voto de ERC.

Sin embargo, el centroderecha podría gobernar siempre que el PP, Ciudadanos y Vox sumen sus resultados. Los dos primeros partidos no lograrían una mayoría absoluta aunando fuerzas, se quedarían en su mejor caso en 156 escaños. Por ello, el presidente de los populares, Pablo Casado, ha abierto la puerta a los de Santiago Abascal para entrar en su futuro Gobierno y ha aconsejado tanto a Vox como a Ciudadanos no “pisarse la manguera” para poder sumar entre los tres. En este sentido, las tres formaciones podrían lograr entre 182 y 188 escaños, aunque si se cuentan sus mejores resultados llegarían a alcanzar los 194. Este escenario es, sin embargo, altamente improbable debido al lógico trasvase de votos entre formaciones del mismo espectro político. Es decir, sería difícil que los tres partidos alcanzasen sus mejores resultados a la vez, ya que comparten la misma bolsa de votantes y siempre habrá quien otorgue su confianza a uno de ellos a costa de no votar al otro.

Etiquetas
Comentarios