Nacional

Juicio del Procés

Un exconsejero admite que Puigdemont le cesó por criticar el 'procés' unilateral

Jordi Baiget dijo en una entrevista que era una "irresponsabilidad" un referéndum no pactado y fue destituido por "pérdida de confianza".

Jordi Baiget prestando declaración este martes en el juicio del Procès
Jordi Baiget prestando declaración este martes en el juicio del Procés
Efe

El que se moviera no salía en la foto. Esta parecía la máxima de Carles Puigdemont en julio de 2017, dos meses antes de aprobar las "leyes de desconexión" en el Parlament y dar rienda suelta a su deriva unilateral. Jordi Baiget, exconsejero de Empresa de la Generalitat, relató al tribunal que juzga el proceso secesionista en Cataluña que fue destituido por criticar la hoja de ruta del entonces presidente.

El exconsejero recogió su maletín el 4 de julio, solo 24 horas después de que se publicara una entrevista suya en un periódico catalán que no gustó nada a Puigdemont. El ahora fugado en Waterloo iba a anunciar el 9 de ese mes la fecha del referéndum y cualquier palabra que restara protagonismo era vista con malos ojos . En el caso de Baiget, fue relevado del cargo por "pérdida de confianza", revelóa preguntas de las acusaciones.

El responsable de Empresa desde enero de 2016, que sería sustituido por el hoy procesado y juzgado Santi Vila, fue entrevistado por 'El Punt Avui'. Le preguntaron por el 'procés' y en las respuestas publicadas el 3 de julio de 2017 afirmó que le parecía una "irresponsabilidad" convocar una consulta unilateral. Este martes trató de dar vueltas al titular, pero acabó asumiendo sus palabras. "Sí, hubo una relación causa efecto entre la entrevista y mi cese", admitió a la sala del Supremo.

En esa información, que entonces cayó como una bomba en la cúpula del Govern, Baiget declaró su respaldo a la vía pactada con el Estado para la celebración de un referéndum o cualquier otra fórmula participativa, como unas elecciones.

Dijo, además, que la deriva de Puigdemont le hizo replantearse bastantes cosas, como la posibilidad de que pudieran ir "contra su patrimonio" si seguía en el Ejecutivo, en referencia a la situación personal padecida por el expresidente Artur Mas tras organizar la consulta ilegal del 9 de noviembre de 2014 (embargo de sus bienes por parte del Tribunal de Cuentas). "Sabes que una situación así puede afectar a tu familia y tienes que ser consciente de tu responsabilidad", declaró.

No obstante, el exconsejero afirmó que Puigdemont no le exigió un compromiso con el referéndum y subrayó que en las reuniones del Govern a las que compareció "no se estaba planteando el escenario de la vía unilatera"». Quizá porque sus promotores no confiaban que siguiera subido al tren que desafió al Estado en el otoño caliente de 2017.

Jané y Ruiz, de perfil

Además de Baiget, testificaron este martes otros dos consejeros que hicieron las maletas en julio de ese año, Jordi Jané (Interior) y Meritxell Ruiz (Educación). Ambos salieron del Ejecutivo días después que su colega, pero los argumentos esgrimidos al tribunal distaron mucho del relato ofrecido por el primero.

Alegaron "motivos personales" de diversa índole, pero no pisaron charcos, pensando quizá en el qué dirán del mundo soberanista. Una circunstancia que importa y mucho a la mayoría de los políticos que han ido pasando como testigos por la sala de vistas del Supremo.

En el caso de Jané fue bastante clamoroso. En la fase de instrucción admitió que hubo motivaciones políticias en su marcha (ya se conocía la fecha del referéndum). Además, un compareciente de referencia como el mayor Josep Lluís Trapero relató al tribunal que éste le reconoció que no quería asumir "riesgos". Pero Jané se hizo el olvidadizo este martes. Eso sí, defendió que en su etapa en Interior los Mossos estaban "para cumplir y hacer cumplir la ley".

Etiquetas
Comentarios