Nacional

Opinión

Gente corriente

Por
  • Eva Pérez Sorribes
La gente corriente, la clase media, se hará escuchar el día de las elecciones.
La gente corriente, la clase media, se hará escuchar el día de las elecciones.
HERALDO

No son casta, ni milenials, ni trans o queers, ni ricos ni pobres, a lo mejor ni siquiera de izquierdas ni derechas. Son solo gente corriente, lo que hasta hace poco se llamaba sin más la clase media. Y son tan decisivos como invisibles. En plena campaña electoral que categoriza, etiqueta y diseña políticas como trajes a medida pensando en minorías (los rurales, las feministas, los ecologistas…) el despiste político es colosal. Lo subraya en su último libro el sociólogo aragonés Ignacio Urquizu, ‘Cómo somos, retrato robot de la gente corriente’. Y lo advierte en su último informe, del 10 de abril, la OCDE. Dice Urquizu que hasta ahora esa gente corriente había sido el antídoto contra los extremismos, pero nadie sabe dónde están ni lo que piensan en este momento. Y confirma esta teoría ese 40% de abstención del que alerta el CIS y que no hace sino certificar la ignorancia supina de las encuestas en tiempos de volatilidad gaseosa. Pero quien lo borda es la OCDE. Según este organismo, el sistema actual -de ortodoxia neoliberal- ha dejado una clase media estancada y menguada, a la que cada vez le cuesta más llegar a fin de mes, prosperar y mirar hacia adelante con ilusión o, al menos, sin miedo. Y es precisamente esa mayoría, hasta ahora silenciosa, la que se hará oír el 28 de abril y el 26 de mayo. Pura estadística, aunque sea oculta y no se acabe de mostrar en los sondeos. Piden trabajo, seguridad y futuro. Y quien les escuche o simplemente les haga creer y sentirse escuchados, ganará las elecciones. Igual nos llevamos alguna sorpresa.

Directora de Contenidos de la Cadena Ser Aragón

Etiquetas