Nacional

elecciones generales

Sánchez pide el voto a los que dudan ante un "mar de siglas"

En un mitin multitudinario en Castellón ha insistido en su "no es no" a un referéndum soberanista en Cataluña.

Pedro Sánchez este viernes en un mitin de campaña en Castellón.
Pedro Sánchez este viernes en un mitin de campaña en Castellón.
EFE

El presidente del Gobierno y candidato a la reelección, Pedro Sánchez, ha dirigido este viernes un mensaje a los millones de españoles que tienen dudas acerca de a quién votar o incluso sobre si van a ir votar para que se decanten por el PSOE como la opción más cabal aún cuando él como candidato pueda no convencerles de todo.

En un mitin en Castellón arropado por el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, Sánchez ha apelado a aquellos que en los últimos 40 años de democracia española "alguna vez" votaron al PSOE y también a "aquellos otros que a lo mejor nunca han votado" a los socialistas.

"Que a lo mejor cuando me ven a mí dicen: 'bueno, este hombre no es que me parezca el mejor de los candidatos, pero visto lo visto y escuchado lo escuchado, apuesto por el Partido Socialista, que es el único que puede traer un proyecto cabal, moderado, de avance, de futuro a este país", ha dicho en un intento de empatizar con esta gran bolsa de electores (un 40%, según el CIS) que puede inclinar la balanza hacia un lado o el otro.

De hecho, el diseño de la campaña que ha hecho el Comité Electoral del PSOE se ha hecho con el objetivo de captar el voto urbano y de los indecisos, por eso el candidato se está desplazando fundamentalmente a capitales de provincia y visitará en varias ocasiones las Comunidades Autónomas más pobladas, como es el caso de Andalucía, Cataluña y la Comunidad Valenciana.

En un intento de identificarse con los indecisos, Sánchez ha señalado que ve "lógico" que entre este "mar de siglas" de partidos, a la gente le surjan dudas sobre a quién votar. Pero la elección el próximo 28 de abril, ha pretendido resumirles, "es bien sencilla: avanzar o retroceder", siendo el PSOE la única opción que puede frenar a la "triple derecha" a la que Sánchez acusa de querer devolver a España al pasado.

A los socialistas convencidos, les ha dirigido un mensaje de ánimo para que acudan a votar. "Yo no veía el corazón del socialismo latir tan fuerte como en estas elecciones. Después de 11 años ¡vamos a ganar por primera vez las generales en España", les ha arengado.

Sánchez ha presentado a su partido como el que tiene una receta para los tres principales desafíos que, a su entender, tiene España por delante, como son la desigualdad, la corrupción política y la crisis territorial, que no sólo es el problema con el independentismo catalán, sino también la despoblación en la España interior.

Frente a la desigualdad, ha explicado, el PSOE aplica políticas de justicia social redistribuyendo riqueza, con medidas como las acordadas por su Gobierno para recuperar el subsidio a parados de más de 52 años. Frente a la corrupción, el PSOE plantea limpieza en el ejercicio del cargo público, y ante la crisis en Cataluña, proponen convivencia, que solo puede lograrse a través de un diálogo dentro de la Constitución.

Para desactivar las acusaciones que le vierten desde PP, Ciudadanos y Vox sobre pactos ocultos con el independentismo, además de recordar que los independentistas tumbaron su proyecto de Presupuestos, Sánchez ha sacado pecho de su capacidad para negarse a hacer algo que no quiere.

"Me di a conocer por el 'no es no'. Si creo que algo puedo decir es que cuando digo que no, es no", ha remarcado arrancando los aplausos del auditorio, compuesto por unas 1.300 personas, sin contar los cientos que se han quedado fuera por falta de espacio y que han seguido el acto a través de pantallas instaladas fuera. "Y le digo al independentismo, ¡no va a haber independencia en Cataluña", porque el problema de Cataluña no es la independencia, sino la convivencia, ha subrayado. 

Ignora la campaña del PP sobre el Falcon

Sánchez ha ignorado la sorpresiva campaña lanzada este viernes por el PP, que ha alquilado un local a escasos metros de la sede del PSOE en Ferraz para decorarlo como una agencia de viajes a la que ha bautizado como Falcon Viajes, con el objetivo de denunciar el uso, abusivo según los 'populares', que Sánchez ha hecho de las aeronaves del Estado para sus desplazamientos, tanto oficiales como privados. El PSOE ya ha anunciado que la recurrirá a la Junta Electoral Central.

De lo que sí ha hablado el presidente es de la corrupción del PP, motivo que propició la presentación de la moción de censura que desalojó a Mariano Rajoy de La Moncloa. Y esa moción llegó tras la sentencia de la Audiencia Nacional que dictaminó que "muchos dirigentes" del PP se "habían enriquecido ilegalmente, es decir, habían robado" y que el partido se había financiado de manera irregular, ha recordado.

Y la buena gente, ha deslizado, "no roba, no insulta, no espía". "La buena gente cuando ve a alguien que sufre no le deja al pairo como ha hecho la derecha con estos recortes, piensa en el futuro de sus hijos, en atender la salud de sus seres queridos, trabajar y ganar un sueldo digno, tener pensión digna en la vejez, arriman el hombro cuando un amigo lo pasa mal. Ésa es la gente a la que queremos representar", ha afirmado. 

La obsesión de Rivera

Sánchez no sólo ha dirigido sus dardos contra el PP. También ha disparado contra el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, al que ha querido presentar como alguien obsesionado con echar a Pedro Sánchez de La Moncloa.

"Le preguntan la hora a Rivera y responde: 'señor Sánchez'. Cuando le pregunten por Sánchez no va a saber qué responder", se ha burlado. El líder socialista también ha pretendido dejar a Ciudadanos en evidencia por los giros que ha dado en algunas de sus posiciones políticas, como ha sido el caso en su postura sobre la prisión permanente revisable o el cupo vasco. "Rivera ha demostrado tener un armario enorme, tan grande como las chaquetas que ha ido cambiando", ha apuntado.

En contraposición con la imagen de PP, Ciudadanos y Vox manifestándose en la plaza madrileña de Colón en defensa de la unidad de España, Sánchez ha defendido que el PSOE quiere representar a la España "en la que caben todos", a la que sale a las calles el 8 de marzo a reivindicar la igualdad entre hombres y mujeres, a la que saldrá el 1 de mayo pidiendo sueldos dignos y a la España de la gente joven que se concentra los viernes exigiendo políticas más sostenibles, que protejan el medio ambiente. 

Recuerdo cariñoso a Carmen Montón

Sánchez ha querido tener en su discurso un recuerdo cariñoso hacia su dimitida ministra de Sanidad, la valenciana Carmen Montón, a la que ha definido como "una gran ministra" a la que atribuyó el logro de haber recuperado la sanidad pública universal, poniendo fin a la exclusión de diversos colectivos, como los inmigrantes en situación irregular.

De telonero de Sánchez ha ejercido el vicepresidente de la Comisión Europea y candidato de los socialistas europeos a presidir esa institución, el holandés Frans Timmermans, al que Sánchez ha agradecido la defensa que hizo recientemente --y lo ha hecho en ocasiones interiores-- del Estado de Derecho español frente a las frecuentes acusaciones de autoritarismo por parte del independentismo catalán.

En un discurso en castellano, Timmermans ha pedido a quienes ya están convencidos de que votarán al PSOE que intenten convencer a "su familia y amigos" de que voten a este partido para "parar a la triple derecha que quiere romperlo todo" y volver "al pasado más rancio y retrógrado".

Timmermans se ha comprometido a que "nunca", bajo ninguna circunstancia, pactará con la extrema derecha a cambio de que permitan su investidura, pero sobre todo ha apelado a que haya una gran movilización el próximo 28 de abril.

"Las encuestas van bien, pero hay que votar y convencer para que se vote al PSOE. Si nosotros no vamos a votar, ellos vuelven, los que quieren una España en blanco y negro. Nosotros la queremos en color. En todos los colores", ha enfatizado.

Etiquetas
Comentarios