Despliega el menú
Nacional

psoe

El PSOE no derogará la reforma laboral y renuncia al impuesto a la banca

Subirá impuestos a las grandes empresas y fortunas y recupera la renta básica de emancipación para el alquiler de jóvenes con bajos ingresos.

Sánchez programa electoral
El líder del PSOE, Pedror Sánchez, durante la presentación del programa electoral
Efe

El PSOE no ha incluido el impuesto a la banca en su programa electoral para las elecciones generales del próximo 28 de abril, mientras que se compromete a reforzar la progresividad del sistema fiscal, incrementando la aportación de las grandes empresas y de los contribuyentes de ingresos más altos y grandes patrimonios. También se propone la armonización a nivel europeo con los impuestos a determinados servicios digitales, el impuesto sobre transacciones financieras y el impulso a la fiscalidad ambiental.

Así figura en el programa electoral de los socialistas para las elecciones generales, titulado '110 compromisos con la España que quieres', en el que afirma que aprobará "inmediatamente" unos Presupuestos Generales del Estado con dos grandes prioridades, que pasa por cohesión social y fomento de la inversión productiva, al tiempo que impulsará un Pacto de Estado para reformar el sistema de financiación autonómica y el sistema de financiación de las entidades locales, modificando la regla de gasto.

Además, garantiza la creación de la Autoridad de Protección del Cliente Financiero y el refuerzo de los organismos constitucionales reguladores y supervisores de los mercados, dotándolos de mayor independencia y recursos.

El partido de Pedro Sánchez subraya su compromiso con una política económica "marcadamente europeísta", que favorezca "un crecimiento económico robusto y la creación de empleo de calidad, que reduzca las desigualdades y fortalezca la cohesión social, y que impulse la sostenibilidad medioambiental y la necesaria transición ecológica".

Los socialistas señalan que estos objetivos deben ser compatibles con la consolidación fiscal, la reducción del déficit y la deuda pública, y la sostenibilidad de las cuentas en el medio plazo. 

Renuncia al impuesto a la Banca

Para ello, aunque el PSOE no incluye en materia fiscal finalmente el impuesto a la banca en su programa electoral, sí se compromete a las medidas fiscales ya anunciadas, como reforzar la progresividad del sistema fiscal, incrementando la aportación de las grandes empresas y de los contribuyentes de ingresos más altos y grandes patrimonios.

También promoverá la armonización a nivel europeo con los impuestos sobre determinados servicios digitales ('Tasa Google'), el impuesto sobre transacciones financieras ('Tasa Tobin') y el impulso a la fiscalidad ambiental que desincentive la contaminación y favorezca la transición ecológica.

Igualmente, aprobará una Ley contra el Fraude Fiscal para prevenir y combatir las nuevas formas de evasión, aumentará los activos de la Inspección de Hacienda y luchará contra los paraísos fiscales, al tiempo que se compromete a liderar un Pacto de Estado contra la Corrupción, con una ley integral para prevenir y combatir la corrupción que incluya la protección del denunciante.

A su vez, fortalecerá la regulación de la actividad de los grupos de interés y establecerá un marco normativo que premie a las empresas que cuenten con planes de prevención del fraude en los procesos de licitación pública a partir de una determinada cantidad. 

Recupera la renta básica de emancipación

Respecto a la vivienda, el PSOE asegura que fomentará la promoción de vivienda de alquiler social, movilizando suelo público que se encuentre disponible mediante la cesión de derecho de superficie y favoreciendo el uso de mecanismos público-privados, al tiempo que se reforzará el papel de Sepes e ICO en la política de vivienda.

Igualmente, impulsará una Estrategia para combatir la pobreza energética, consolidando el derecho a la energía, y restablecerá la renta básica de emancipación para el alquiler de vivienda por parte de jóvenes con ingresos bajos, una medida similar a la que el Gobierno de Zapatero puso en marcha en su día y también a la que recientemente ha puesto en funcionamiento la Comunidad de Madrid. 

Infraestructuras, industria, automoción y turismo

En cuanto a las infraestructuras, asegura que liderará un Pacto de Estado en materia de infraestructuras que garantice el cumplimiento de los planes ferroviarios de Alta Velocidad actualmente en proceso de ejecución, así como la inversión en cercanías y otras actuaciones en los corredores estratégicos (Mediterráneo, Atlántico), junto al aumento de la inversión pública en seguridad y mantenimiento.

Según el programa, el PSOE aprobará una Estrategia de Economía Circular, con medidas de eficiencia para sectores clave, e impulsará un Pacto de Estado por la Industria para dar cumplimiento al objetivo del a UE de incrementar al menos hasta el 20% el peso de este sector en el conjunto del PIB, mediante una nueva Ley de Industria que adaptaría el marco regulatorio a los retos de digitalización y descarbonización y reduciría las cargas administrativas.

Para el sector de la automoción se propone el desarrollo del Plan Estratégico de apoyo Integral al Sector de la Automoción 2019-2025 y para el turismo la aprobación de una Estrategia de Turismo Sostenible 2030.

Contempla también el desarrollo de un marco estratégico de las pymes con planes de acción para la internacionalización y el lanzamiento de una oficina nacional de emprendimiento para asesorar frente al reto digital.

Otras iniciativas recogidas por el PSOE en su programa son la aprobación de la Estrategia España Nación Emprendedora, el impulso a una Ley para la Promoción de 'startups', con incentivos fiscales para su financiación y desarrollo, y la elaboración de una Estrategia Española de Inteligencia Artificial.

Por último, contempla la puesta en marcha de proyectos piloto 5G, la implantación del segundo dividendo digital, la subasta de 700 megahertzios (Mhz), y el desarrollo del recién creado observatorio nacional 5G.

Actualizará las pensiones en función del IPC

El PSOE también se compromete en su programa electoral a actualizar cada año las pensiones en función del IPC real y a aumentar en mayor medida las pensiones mínimas y no contributivas, para lo que eliminará el actual Índice de Revalorización (IRP), que limita la subida de las pensiones a un máximo del 0,25% en situaciones de déficit en la Seguridad Social.

No obstante, este índice no se ha aplicado ni en los años 2018 ni 2019, cuando las pensiones han subido con carácter general un 1,6%, por encima del IPC previsto. Sin embargo, el IRP sigue vigente, por lo que el PSOE asume el compromiso de derogarlo.

Lo que no derogará si vuelve a gobernar tras las elecciones generales del 28 de abril es el factor de sostenibilidad, cuya entrada en vigor fue aplazada hasta 2022. El PSOE no habla de suprimirlo, pero sí de reformarlo buscando un "diseño compartido" con los agentes sociales.

El PSOE se compromete en su programa de '110 medidas' a reformar el sistema de pensiones desde el Pacto de Toledo y el diálogo social y se da cinco años para eliminar el déficit de la Seguridad Social, un objetivo que ya había mencionado la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, el pasado verano.

Para ello buscará que las cotizaciones sociales soporten el gasto de naturaleza contributiva y amentará progresivamente las aportaciones del Estado ante el gasto ligado a la jubilación de la generación del 'baby-boom', que supondrá pasar de pagar las 9,7 millones de pensiones actuales a más de 14,4 millones de pensiones.

En materia de empleo, el PSOE tampoco habla de derogar la reforma laboral, sino de eliminar los "aspectos más lesivos" de la misma y de elaborar un nuevo Estatuto de los Trabajadores para el Siglo XXI. También se compromete a seguir aumentando de manera gradual el salario mínimo, hasta alcanzar el 60% del salario medio y a reordenar los contratos para dejarlos en tres modalidades: indefinido, temporal y formativo. 

Etiquetas
Comentarios