Nacional

elecciones generales

Todo por un voto

Los partidos políticos vuelven a tirar de fichajes para intentar atraer a un electorado cada vez más escéptico. Pero, ¿son eficaces?

Urnas listas para una elecciones generales en un colegio de Zaragoza.
José Miguel Marco

Alberto Asarta (Zaragoza, 1951) ha sido el militar español que más efectivos ha tenido a su cargo durante una misión internacional. General en la reserva, fue uno de los preferidos de Carme Chacón cuando fue ministra de Defensa, pero también uno de los firmantes del manifiesto de ‘desagravio’ a la figura militar de Franco y hoy encabeza la lista de Vox por Castellón.

Sara Giménez (Huesca, 1977) es una luchadora. Mujer, gitana, la primera en diplomarse en Derecho en la Universidad de Zaragoza, batalla desde hace años por la integración del pueblo gitano en la sociedad, pero también contra las desigualdades que sufren las minorías por raza u orientación sexual. Responsable de Igualdad en la Fundación Secretariado Gitano y miembro de la Comisión Europea contra el Racismo y la Intolerancia, es la número 2 de Ciudadanos por Madrid. Albert Rivera ya ha dicho que quiere que se convierta en “la primera mujer gitana en el Gobierno de España”.

Alberto Asarta y Sara Giménez son dos de los nuevos fichajes que los partidos políticos han buscado para atraer al electorado, en un intento por ofrecer listas con personalidades que ofrezcan solvencia a las distintas formaciones, rascar parte de esa desafección de la sociedad, y llevarse el voto en las urnas. Pero, ¿son eficaces? ¿Pierde el personaje su carisma al meterse en política? ¿Se diluye su personalidad? Y, ¿son necesarios los golpes de efectos para que se vote?

El abogado Víctor Serrano Entío cree que “la sociedad necesita referentes en los que creer y en la política encuentra pocos”, para la politóloga Carmen Lumbierres “resulta más barato llevar a un candidato ya conocido, te ahorras la campaña de publicidad que requiere un previo proceso electoral”; el investigador Alberto Jiménez Schuhmacher dice que “ los ‘tweet-tulares’ funcionan”, y para el sociólogo Chaime Marcuello “en la sociedad del espectáculo triunfan las formas, las apariencias, el glamour de los medios”.

Evan Cornog, profesor de Periodismo de la Universidad de Columbia, dice que “las campañas son duelos de historias a gran velocidad. El candidato que gana es aquel cuyas historias están en conexión con el mayor número de electores”. Quizá por ello, y siguiendo sus consejos, los nuevos líderes políticos han puesto su mirada hacia profesionales que destacan por su claridad y con un carisma que atrae a la gente de la calle. Es el caso de Juan José Cortés, el padre de la pequeña Mary Luz asesinada en 2008, pastor evangélico, que encabeza la lista del PP por Huelva en una apuesta personal de Pablo Casado, que ha fichado también a los periodistas Cayetana Álvarez de Toledo y Pablo Montesinos, habitual tertuliano televisivo.

Unidas Podemos está a la espera de concretar fichajes de renombre, aunque la jueza Victoria Rossell ya ha anunciado su vuelta y la catedrática Rodríguez Palop encabezará la lista europea tras la salida de Bustinduy. Ciudadanos ha reclutado a Edmundo Bal, el exabogado del Estado que sostuvo la rebelión del ‘procés’ y fue cesado por el Gobierno; a Marcos de Quinto, exvicepresidente de Coca Cola; a Sara Giménez, activista gitana; Joan Mesquida, un histórico del PSOE que fue exdirector de la Policía con José Luis Rodríguez Zapatero, y a Silvia Clemente, expresidenta de las Cortes de Castilla y León con el PP, y que ha sido ‘tumbada’ como cabeza de lista por fraude en su elección en primarias. Pepu Hernández, exseleccionador nacional de baloncesto es la apuesta directa del presidente Sánchez para Madrid, mientras que cinco generales retirados forman parte de las listas electorales de Vox, cuatro en las generales del 28 de abril, además de un coronel en la reserva, y el quinto como candidato a la Alcaldía de Palma. Además, de ellos, Agustín Rosety y Alberto Asarta, firmaron un manifiesto a favor del dictador Francisco Franco.

Nuevos partidos

Carmen Lumbierres, profesora de Ciencias Políticas en la UNED en Aragón, explica que “hay que diferenciar entre partidos consolidados como el PP y el PSOE, que tienen una estructura e historia que les permite, en general, tener cuadros formados para concurrir como candidatos y en los que la entrada de personas ajenas a la organización no es tan amplia. Y las nuevas formaciones como Ciudadanos y Vox, que tienen la necesidad de atraer a cuadros porque no los tienen, ni una estructura en todo el país. Para ellos, cuatro elecciones en esta primavera con una militancia nueva es difícil de cumplimentar. También está el recurso al paracaidista, cuando no hay un candidato fuerte en la organización, que acepte ese puesto, es el caso de Pepu Hernández en el Ayuntamiento de Madrid”. En su opinión, es un síntoma más que nos lleva a reflexionar sobre la capacidad de los partidos para atraer talento y lealtad en una época en la que los procesos políticos van tan rápido, que “no da tiempo a llevar una estrategia habitual de formar un candidato desde lo local, pasando por distintas administraciones y que se bregue en la gestión y en la organización interna del partido. El discurso del descrédito de los partidos, que ellos mismos han asumido, buscando candidatos libres de esa carga, y dinamitando las esperanzas de los militantes, sigue socavando así el cada vez menos peso del partido y más del líder”.

El director del Grupo de Oncología Molecular del Instituto de Investigación Sanitaria de Aragón, Alberto Jiménez Schuhmacher, cree que en algunos casos pueden ser ilusionantes y animan a votar. “Conozco a muchos científicos que detestan a Pedro Sánchez pero que el fichaje de Pedro Duque les ha ilusionado y se plantearían votarle. También lo contrario, casos espantados por las figuras de cartel, sobretodo si son deportistas”, aunque considera muy buena la incorporación de gente externa e independiente. “Debería serlo porque oxigena y acerca la realidad. Pero el mundo de la política es diferente y lo hemos observado en los últimos años. No basta con ilusión y talento, los políticos tienen sus reglas”. Sobre si son o no necesarios los golpes de efecto para atraer al electorado, cree que “no deberían serlo, es una responsabilidad de todos informarnos, reflexionar y votar. Aunque es cierto que por cada persona que conozco que reflexiona, se plantea dudas y se lee los programas sé más de cinco que no sabe ni cómo se llaman los candidatos principales y saben a quién van a votar. Hoy los ‘tweet-tulares’ funcionan. Trabajé haciendo encuestas para la empresa de estudios de mercado de mi padre y cuando entrevistas a la gente alucinas”.

Bluf

 El sociólogo y profesor de la Universidad de Zaragoza Chaime Marcuello reflexiona sobre si es bueno para la política introducir a personas tan ajenas que a veces son un bluf y pasan sin pena ni gloria, dando la vuelta a esta cuestión y preguntándose si “¿nos merecemos personajes como Susana Díez, como Pedro Sánchez, como Pablo Casado y tantos otros que nunca han hecho nada fuera de su partido? ¿Sólo caben políticos profesionales que chupan de la teta del partido desde pequeñitos?”. Respecto a si son o no eficaces en las urnas, dice que “es una vieja y clásica pregunta. Es el debate entre Platón y Aristóteles sobre quién debe gestionar la Polis, las cosas comunes. Lo conectaría con la frase de un profesor de epistemología que tuve y nos decía: “¿Cómo va a valer igual mi voto que el de ustedes que no saben nada?” O a los propietarios del XIX que cuestionaban el criterio de quienes no tenían patrimonio. O la reclamación de las mujeres sufragistas que lucharon por el derecho a votar. Planteada así la pregunta conduce a un abismo, sin embargo, las urnas nos igualan y esa es la gran eficacia que aportan al sistema”.

Para el abogado Víctor Serrano Entío “si analizamos los fichajes de nuestra democracia muchos se centraron en deportistas, actores y actrices, y poco más. Los partidos hasta ahora buscaban ante todo rostros populares. Eso ha cambiado, el perfil es distinto, es el de profesionales con una trayectoria no ajena a la gestión o a la política.Ciudadanos ha inaugurado una nueva manera de atraer talento que le puede dar buenos resultados. Y eso se ha trasladado a otros partidos, aunque nadie se lo ha tomado tan en serio como Cs”. “Me resulta muy curioso el debate acerca de ‘atracción de talento sí, atracción de talento no’ y la generalización de que los independientes y los fichajes no dan buen resultado porque, además de una falsedad histórica, sirve para ocultar que la política se ha empobrecido aún más en los últimos años como consecuencia de incorporar a alguna gente de la que no hay constancia que en su vida anterior haya hecho la O con un canuto. ¡Y se han puesto a gestionar presupuestos millonarios! y claro…”.

“La traslación de que un profesional de éxito en su ámbito lo vaya a ser en política no es exacta. Las habilidades para distintos campos no son intercambiables, lo que ganas de salida es el conocimiento del personaje y su asimilación al concepto de éxito. A partir de ahí se tiene que desenvolver en un terreno inédito para él con unas reglas de juego precisas y complicadas.

Al revés nos resultaría imposible. ¿Pedro Sánchez entrenador de la selección española? ¿Pablo Casado director general de una entidad financiera?”, se cuestiona Carmen Lumbierres, mientras que Chaime Marcuello reflexiona con un “podríamos empezar por el refranero “zapatero, a tus zapatos”, y seguir, explorando la relación entre la política como servicio o como beneficio. Si el personaje carismático llega para servir, sólo necesitará sentido común, un buen equipo de expertos que le asesoren, y ganas de entregarse. Si lo que busca es el poder y su beneficio da igual cuál sea su carisma de partida.

¿Que si tienen credibilidad al abandonar el ámbito en el que han destacado? La credibilidad nos la dan los hechos: “Obras son amores...”. Dicho de otro modo, la fama les trae a la escena pública, pero sólo sus obras les darán continuidad y permitirá a la ciudadanía confiar y valorar el ‘transplante’ de terreno. No obstante, ahora se compra visibilidad e imagen. Estamos en tiempos de apariencias”.

Empezar de cero

Para Serrano Entío “credibilidad es precisamente lo que atesoran y lo que de inicio pueden ofrecer. Otra cosa es lo que vendrá y que tendrán que trabajar duro para mantener su credibilidad también en la política. En cualquier ámbito de la vida cuando se inicia un nuevo trabajo, se emprende una nueva empresa o se sigue una nueva ruta el contador se pone a cero”. Sin embargo, el investigador Jiménez Schuhmacher cree que muchos de estos fichajes pueden quedar marcados, “porque en este país tenemos la manía de ver a los partidos políticos como a equipos de fútbol. Siento mucha envidia de Estados Unidos donde se significan libremente hacia una u otra opción política. Aquí cuando hay posicionamientos a favor de un partido huele a clientelismo y no a ideología”.

“La política ha forjado grandes carismas. La duda es si quien ya llega con carisma tiene margen de mejora en la política actual. La incorporación de talento cuando falta tanto talento en la política es siempre una buena noticia. El carisma ya es otra cosa. En España confundimos mucho los prestigios”, dice Serrano Entío, para quien “el problema no es que la atracción de gente valiosa de la sociedad civil a la política sea bueno o no, que desde mi punto de vista sí lo es, sino que nos lleguemos a plantear la gran separación que existe entre la política y la sociedad civil como una sima insalvable. Por desgracia, la incorporación de gente valiosa de la sociedad civil no es exactamente incorporar a la sociedad civil en la política. Me explico: la sociedad civil como tal debe tener resortes de representación institucionalizados y participar de las decisiones públicas más importantes para que se le escuche. Incorporar gente valiosa de la sociedad civil a la política es mejorar la política pero no rearma a la sociedad civil. La profesionalización de la política ha convertido en una rareza algo tan normal como que alguien que triunfa en su vida privada decida dedicarse a lo público en otra fase de su vida”.

Etiquetas
Comentarios