Nacional

alergias

La REA estima que la floración del olivo será de menor intensidad que en 2018

Esto supondrá una menor exposición al polen para los alérgicos.

El polen de las especies vegetales provoca muchas alergias al llegar la primavera

La Red Española de Aerobiología (REA), cuyo centro coordinador se encuentra en Córdoba, ha estimado que este año coincidirá con una "menor intensidad de la floración" del olivo después de que el año pasado fuese "muy intensa", lo que supondrá una menor exposición al polen para los alérgicos.

En una nota, la Asociación Española de Aerobiología (AEA) y la REA han expuesto en estos momentos se está dando el final de la floración del ciprés e inicio de la floración del plátano de sombra, de tal forma que en aquellos lugares donde predomina un tiempo seco y soleado, el polen liberado se encuentra favorecido en su transporte gracias al viento, por lo que los pacientes sensibles están más expuestos.

También han destacado que algunas especies que pertenecen a la familia urticáceas, como parietaria que presenta polen alergógeno, se encuentra en floración, estando especialmente representadas en la zona más cercana a la costa mediterránea.

Asimismo, las temperaturas, inusualmente elevadas en este año y durante este periodo de tiempo, están provocando un adelanto de la floración de las especies herbáceas, entre las que se encuentra esta última planta.

El polen de abedul se considera como una de las principales causas de alergia en muchos lugares del norte peninsular y se espera que comience a florecer en breve, después de las lluvias que se han producido los últimos días en las zonas donde se encuentra representado.

Será en primavera tardía, desde la segunda quincena de abril, cuando los ciudadanos estén más expuestos al polen de numerosas especies pertenecientes a las gramíneas y al polen de olivo.

En este último caso, se trata del causante de alergia polínica más importante en zonas con cultivos extensivos, especialmente en Andalucía y la experiencia indica que este año coincidirá con una menor intensidad de la floración si su comportamiento se ajusta a la vecería que caracteriza a este árbol.

La falta de lluvia, y por tanto la falta de disponibilidad de agua para las plantas, debería jugar un papel importante en las especies herbáceas, como es el caso de las gramíneas, plantas que tratan de aprovechar que haya suficiente disponibilidad de agua para su crecimiento, por lo que durante estos años suelen retrasar su periodo de floración.

Durante finales de invierno y primavera temprana mejorará la disponibilidad de agua en suelo, y por tanto el inicio de la floración de especies herbáceas, si bien la falta de agua en suelo seguramente provocará su retraso y, cuando ésta comience, el periodo de floración será más corto de lo habitual.

Las lluvias durante la primavera, si coincide con la floración de las especies primaverales, como gramíneas y olivo, provocarán un lavado de la atmósfera y, por tanto, se estará menos expuesto al polen en el aire.

Finalmente, la REA ha destacado la importancia que tienen los estudios fenológicos en la realización de las previsiones que genera y que se ponen a disposición del gran público con el objetivo de no producir alarmas injustificadas a los pacientes que sufren esta alergia y para ayudar a los alergólogos en la planificación de sus tratamientos.

Etiquetas
Comentarios