Nacional

cataluña

Colau vuelve a colgar el lazo amarillo en el Ayuntamiento tras los incidentes

Un grupo de encapuchados, del colectivo españolista Artos, ha acudido esta noche con un palo largo para descolgar los símbolos independentistas.

Cinco encapuchados quitan el lazo amarillo del Ayuntamiento de Barcelona
Imagen del vídeo compartido en Twitter por 'Los de Artos'.
@losdeartos_

El equipo de gobierno municipal de Barcelona ha dado esta mañana la orden de volver a colgar el lazo amarillo que luce en la fachada del Ayuntamiento de Barcelona desde hace meses. Un grupo de encapuchados, del colectivo españolista Artos, ha protagonizado esta noche incidentes en el consistorio barcelonés. Cinco de ellos han acudido con un palo largo para descolgar el lazo. Han intentado hacer lo propio con la pancarta a favor de los presos que hay en el Palau de la Generalitat pero en este caso no se han salido con la suya.

El grupo españolista ha colgado en Twitter su acción de protesta. Han tratado de llevarse la pancarta con el lazo amarillo pero la Guardia Urbana, con la que han protagonizado un forcejeo, ha impedido que se lo llevaran. 

'Los de Artos', así se autodenomina el grupo, ha reivinicado el incidente desde el argumento de que "ni Torra ni la Generalitat cumplen el requerimiento de la Junta Electoral Central, pero la resistencia sí". Cuando los policías municipales les han interpelado, tras descolgar el cartel, su respuesta ha sido que el lazo no puede estar ahí porque lo ha ordenado un juez (en realidad, la orden es de la junta electoral). 

Los Mossos y la Guardia Urbana han identificado a cinco de ellos. Los policías les han señalado que no podían llevarse la pancarta con el lazo amarillo porque pertenece al Ayuntamiento. Todo ha ocurrido sobre la una y media de la madrugada. Apenas había gente en la plaza Sant Jaume. El lazo amarillo de la fachada del ayuntamiento se ha recolocado hacia las 8 de la mañana.

Se da la circunstancia de que la orden de la junta electoral central que obliga a la Generalitat a retirar los lazos amarillos de los edificios públicos no implica a los inmuebles del Ayuntamiento de Barcelona. El equipo de gobierno consistorial, de hecho, no ha recibido ningún requerimiento como el que la junta electoral hizo llegar a Quim Torra.

El presidente de la Generalitat desoyó el miércoles la orden que le obliga a retirar los lazos amarillos. La Generalitat decidió mantener los lazos y las pancartas pidiendo la libertad de los presos en las fachadas de sus sedes administrativas y abrió un nuevo frente de conflicto con una institución del Estado, que podría acabar en inhabilitación por desobediencia del presidente de la Generalitat.

Torra se dirigió por carta a la junta electoral para hacerle llegar una serie de alegaciones y pedirle que "reconsidere" la orden de retirada de los símbolos soberanistas emitida el lunes pasado. El dirigente nacionalista esgrimió la "dificultad lega"» que a su juicio supone cumplir con el requerimiento, dada la "multitud de edificios públicos" que hay en todo el territorio de Cataluña, "muchos de los cuales no son gestionados directamente por la Generalitat". Además, aseguró que entre sus "funciones" como presidente de la Generalitat está "respetar el derecho fundamental a la libertad de expresión reconocida a los empleados públicos".

Etiquetas
Comentarios