Nacional

Pedro Sánchez pide "unidad" a la dirección de su partido

De cara a las elecciones generales del próximo 28 de abril

Pedro Sánchez durante la Convención de Socialistas Europeos que se ha celebrado en Madrid.
Efe/Kiko Huesca

El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha pedido a la dirección de su partido "unidad" de cara a las elecciones generales del próximo 28 de abril y que el discurso socialista sea el mismo en todos los territorios.

Así se lo transmitió el líder socialista a los miembros de la Comisión Ejecutiva Federal de su partido el pasado lunes, cuando les reunió para explicarles su decisión, anunciada el viernes anterior, de convocar las elecciones generales para el último domingo de abril, según informaron a Europa Press fuentes socialistas.

Pedro Sánchez también se mostró preocupado por la unificación del discurso socialista y reclamó a sus compañeros de la dirección que el discurso fuera el mismo en todas partes durante la precampaña y la campaña electoral.

Estas peticiones del máximo dirigente socialista se producen tras las protestas que surgieron desde los territorios al conocer la intención del Ejecutivo de aceptar un 'relator' en la negociación con Cataluña y además, en una mesa de partidos en la que al final no quedó claro si sería de partidos catalanes o estatales, por la posición del Gobierno que quería la primera y la de los independentistas, que insistían en la segunda.

Las críticas más o menos incisivas de los presidentes de Castilla La Mancha, Emiliano García Page; de Extremadura, Guillermo Fernández Vara y del presidente aragonés, Javier Lambán, se sumaron a las de algunos diputados socialistas como la de José María Barreda o Soraya Rodríguez.

Y los históricos Alfonso Guerra y Felipe González también cargaron con dureza contra esta figura, además del expresidente de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra quien directamente dijo que "mandaría al carajo" a quien le planteara la figura del 'relator'.

Sin embargo, los ánimos de los socialistas se calmaron cuando Pedro Sánchez anunció los comicios generales para el próximo 28 de abril por no haber podido sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado para 2019 por la retirada del apoyo de los independentistas.

Esta fecha ha sido aceptada en general por los territorios, con más o menos entusiasmo, entre otras razones, porque permite un relato a los socialistas de cara a las campañas electorales de europeas, autonómicas y municipales de mayo, en el sentido de que la prueba de que no han transigido ante los independentistas catalanes es que éstos no han respaldado las cuentas del reino.

De hecho, cuando se barajó la fecha del 'superdomingo', el 26 de mayo, para las elecciones generales, las protestas de los territorios en Ferraz no se hicieron esperar. Sin embargo, la fecha del 28 de abril no ha suscitado quejas, al menos no explícitas y no se han trasladado a la sede socialista.

Ahora, la dirección quiere que el discurso se unifique en todo el partido, al menos en los próximos meses en los que se juegan el poder estatal, autonómico y municipal.

No obstante, la insistencia del Gobierno en el diálogo con los independentistas y la defensa de la figura del 'relator' es vista con recelo por algunos dirigentes, que prefieren que se hable lo menos posible de este asunto porque consideran que en muchos territorios les puede restar votos. Admiten, en algunos casos, que Pedro Sánchez lo tenía que intentar y convencerse él mismo de que los independentistas no están dispuestos a ceder en sus demandas de referéndum de autodeterminación.

Etiquetas
Comentarios