Despliega el menú
Nacional

Alto nivel de exigencia para Sánchez en el último pleno de la legislatura

El martes en el Congreso se propiciará el escenario para debatir mociones o proposiciones de ley que no podrán cuajar porque el 5 de marzo terminará la legislatura.

Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados.
Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados.

El cierre de la legislatura en el Congreso será una prueba de alta exigencia para el presidente, Pedro Sánchez, ya que tendrá que enfrentarse el miércoles a una comparecencia para hablar de Venezuela, del 'brexit' y de cuestiones fiscales de sus ministros, y además, a una sesión de control con aroma electoral.

La mayoría de los grupos de la oposición han reservado para Sánchez un pleno final con asuntos complejos que tratar, como la situación actual de Venezuela después de los incidentes ocurridos en la frontera con Colombia, desde donde se intentó acceder al país para el reparto de ayuda humanitaria.

Tampoco el 'brexit' atraviesa momentos sencillos pues tanto el Reino Unido como la UE no terminan de encontrar la manera de negociar una salida de la Unión que no sea abrupta. El 29 de marzo acaba el plazo y el Gobierno español está ultimando un decreto-ley sobre la contingencia que movilizar si el 'brexit' culmina con brusquedad.

Por si fuera poco, el presidente del Gobierno tendrá que explicar a los diputados y diputadas algunas cuestiones fiscales de sus ministros que llegaron a crear controversia, como fueron los casos de esas supuestas sociedades instrumentales de Isabel Celáa o de Pedro Duque para evadir impuestos o pagar menos.

Son tres cuestiones que desembocarán en una previsiblemente larga comparecencia del presidente el próximo miércoles.

Pero, por si fuera poco, tras estos puntos, todos motivados por el PP, Sánchez se someterá a su última sesión de control, y no parece que sea tranquila a tenor de la intensidad de los plenos de esta semana en el Senado y en el Congreso.

El líder de los populares, Pablo Casado, preguntará al jefe del Ejecutivo por el uso que a su juicio está haciendo de las instituciones del Estado, un tema que sacará a colación después de la salida a la venta del libro autobiográfico del presidente, 'Manual de resistencia', en el que Sánchez reproduce el cariz de algunas conversaciones con el Rey, así como algunas reflexiones.

Ni Albert Rivera ni Irene Montero tomarán la palabra, pero sí el coportavoz de ERC, Gabriel Rufián, y el del PNV, Aitor Esteban, ambos para interesarse por el balance que el presidente hace de sus casi nueve meses de mandato.

El balance de dicha gestión creó esta semana el marco de las disputas dialécticas entre el PSOE y la oposición, y es probable que ello suceda de nuevo no solo por las preguntas de Rufián y de Esteban, sino también por las que formularán la portavoz del PP, Dolors Montserrat, a la vicepresidenta y distintos diputados populares a otros tantos ministros.

El martes en el Congreso se propiciará el escenario para debatir mociones o proposiciones de ley que no podrán cuajar porque el 5 de marzo terminará la legislatura, pero ello no impedirá debates interesantes, como el que el PSOE ha suscitado sobre el voto rogado, el que Unidos Podemos ha instado sobre la erradicación de las violencias sexuales o el que Ciudadanos ha motivado sobre Cataluña.

Y el jueves puede que se aprueben más leyes, y no menores, como la de medidas urgentes en Ciencia y Tecnología, Innovación y Universidad o la del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, tan presente en las hipotecas.

El fin de la legislatura ha obligado a muchas ponencias parlamentarias a dar el último empujón a sus informes, aunque dudosamente los podrá aprobar el pleno. Es más que probable que las comisiones correspondientes aprueben esta semana los dictámenes sobre el 'brexit' o sobre la ciberseguridad. El que redactó el Congreso sobre la crisis financiera está previsto que lo avale el jueves el pleno.

Una de las ponencias que podría albergar problemas es la de la Comisión de investigación de la presunta financiación ilegal del PP, que no parece que llegue a tiempo para ofrecer conclusiones definitivas; se reúne el martes en un clima de tensión.

Y todo esto para una semana en la que visitará el Congreso el presidente de Perú, Martín Vizcarra.

Etiquetas
Comentarios