Nacional

Condenan a una red que traía mujeres de Nigeria en patera para prostituirlas

La red captaba a mujeres en Nigeria y las traía a diversos países europeos en patera sin que ellas supieran que iban a prostituirse.

Condenan a una red que traía mujeres de Nigeria en patera para prostituirlas
EFE

La Audiencia Nacional ha condenado a entre 19 y 2 años de cárcel a 5 integrantes de una red de trata de mujeres con fines de explotación sexual que captaba a compatriotas en Nigeria y las traía a Europa en patera por 40.000 euros que debían pagar con su trabajo, desconociendo que fueran a prostituirse.

En su sentencia, la sección cuarta relata cómo "tras un penoso viaje por África, atravesando Nigeria y Níger" una de las mujeres captadas, que fue testigo protegido en el juicio, llegó a Libia y desde allí "fue embarcada, junto a otras 30 personas, en una patera hacia las costas de Italia", donde les rescató una patrullera de ese país y fue trasladada a un campamento de refugiados en Sicilia.

Según los hechos probados, los acusados -tres hombres y dos mujeres- conformaban esta red "junto a otras personas no identificadas en Nigeria y España" dedicada, al menos desde 2015, a captar mujeres en Nigeria para prostituirlas en España y a otros países de Europa, como Noruega, Dinamarca e Italia, coaccionadas por la deuda contraída por el precio del viaje y sometidas con el rito del vudú.

Para tres de los acusados, la Fiscalía -que pedía entre 9 y 28 años para los cinco-, tras alcanzar un acuerdo, rebajó las penas para dos de ellos a 6 y 3 años y medio de cárcel, y a 2 años a una de las mujeres, al aplicarles la atenuante de confesión tardía por haber reconocido los hechos, condenas que ahora les impone la Sala.

La mujer que confesó fue la acusada Abieyuwa Ero, quien admitió que se encargaba de informar qué chicas iban a dormir a un piso en la localidad de Humanes (Madrid), así como de recaudar el dinero que ganaban con la prostitución para dárselo a la otra acusada, Ebiuwa Ogbeifun, quien ha sido condenada a 19 años de cárcel.

Esta última, que se hacía llamar Juliette, fue quien recogió a la testigo protegido en Italia y viajó con ella a Noruega con documentación falsa. Allí ejercieron la prostitución hasta que las detuvo la Policía.

La testigo, que explicó que tuvo miedo de decir la verdad, fue deportada a Italia y Juliette a España.

En Italia vivió en la calle hasta que decidió llamar a Juliette porque no conocía a nadie, pero al decirle que no quería ir a España, ésta le dijo que iba a contactar con "el hombre del vudú".

Juliette reconoció que ejerció la prostitución, pero negó que se hiciera cargo de las chicas que venían de Nigeria y que las obligara a prostituirse.

Negó también que se quedara con el dinero que ganaban para ingresarlo en la cuenta del considerado jefe en Madrid de esta red, Paplo Lawrence Emuze, en la que llegó a depositar 80.000 euros en un año.

El cabecilla, que ha sido condenado a 16 años de prisión, defendió que ese dinero procedía de la venta de pelo natural, muy cotizado en peluquería, y de productos típicos de Nigeria.

Etiquetas
Comentarios