Nacional

Ryanair planea cerrar rutas y bases en España por un crecimiento más bajo en 2019

La aerolínea estima un crecimiento del 3,5%, tres veces menos que el año pasado y por debajo del promedio del 8% del conjunto de Europa

Los tripulantes no descartan más paros en Ryanair y piden ayuda al Gobierno
Reuters

Buenos resultados, pero no suficientes. La aerolínea de bajo coste Ryanair, famosa por su ajuste de las cuentas a toda costa, se está planteando cerrar rutas y bases en España porque su previsión de crecimiento para este año es de 'solo' un 3,5%, tres veces menos que el de 2018 y por debajo de la media del 8% que espera para el mercado europeo.

Por eso, su director general de marketing, Kenny Jacobs, explicó este jueves que la empresa prevé recortar capacidad o cerrar algunas bases más "en cualquier parte" de su red por razones comerciales, dejando la puerta abierta a que sea en Canarias, aunque ha puntualizado que la decisión "aún no está tomada". Estaría en relación con la previsión de que haya menos británicos que viajen a este destino como consecuencia del 'brexit'.

A pesar de esta decisión, a la compañía no le va mal en España. Cerró 2018 con 49,5 millones de pasajeros, casi un 11% más que el año anterior, pero prevé un ritmo menor en 2019. Esto le lleva a repensar su estrategia y abrir rutas en los territorios de los que espera una mayor rentabilidad, como Francia, donde reforzará su presencia con nuevas bases en Touluse, Marsella y Burdeos; así como aprovechar las nuevas posibilidades de turismo en Grecia y Turquía.

Esta política contrasta con los anuncios que dio el miércoles la compañía irlandesa de abrir nuevas rutas que conecten España con Francia. Por un lado, la conexión de Málaga con Burdeos y por otro la ruta abierta entre Alicante con Touluse y Marsella, todas con dos vuelos semanales a partir de octubre.

Asimismo, Jacobs confirmó la ruptura "por razones comerciales" de la alianza entre Ryanair y la aerolínea española Air Europa hace un par de meses, que desde hace dos años trabajaban para alimentar sus vuelos de largo recorrido. Reconoció que no había demanda suficiente y que la empresa tenía "otras prioridades" a nivel digital que la integración de su sistema de reservas con el de Air Europa.

Jacobs, que presentó el calendario de invierno de la compañía para Madrid, con 45 rutas y dos nuevas conexiones a Atenas y Kiev, explicó que prevén transportar 6,85 millones de pasajeros en Madrid. En otros países como Alemania y Holanda ya ha cerrado algunas bases (Bremen y Eindhoven) y ha reducido su capacidad en otras ciudades germanas como Frankfurt y Dusseldorf.

Etiquetas
Comentarios