Despliega el menú
Nacional

La falsa historia de la peligrosa serpiente africana que ha atemorizado a Hondarribia

Una mujer denunció haber visto al reptil, cuyo veneno puede matar a una persona. Días después ha confesado que se lo inventó.

La alerta obligó a cerrar una zona de las marismas de Amute, en Hondarribia
La falsa historia de la peligrosa serpiente africana que ha atemorizado a Hondarribia
Efe

La Ertzaintza ha confirmado este viernes que la alarma por la posible presencia de una víbora de Gabón en la marisma de Amute en Hondarribia (Gipuzkoa) es falsa, después de que la mujer que denunció haber visto a este animal en la zona el pasado martes haya confesado que todo responde a una invención.

Según han informado fuentes del caso, el pasado miércoles esta mujer acudió a la Policía Municipal de Hondarribia con una fotografía de una víbora de Gabón en su móvil que, según su relato, habría sido obtenida en una zona del citado humedal.

La mujer habría relatado que captó la imagen cuando paseaba por el lugar junto a una amiga y, en un primer momento los agentes que le tomaron declaración dieron credibilidad a su relato tras comprobar que efectivamente la imagen no había sido bajada de internet, sino que había sido hecha con el mismo teléfono.

Por este motivo, se inició un dispositivo de emergencia para acordonar la zona y evitar el acceso de peatones al lugar en el que supuestamente estaba el ofidio, una especie potencialmente peligrosa cuyo veneno puede matar a una persona.

La Policía contactó con el servicio foral de guardas forestales y la Sociedad de Ciencias Aranzadi, cuyo servicio de Herpetología se hizo cargo de la búsqueda del reptil mediante rastreos de la zona y la instalación de trampas para su captura.

Paralelamente, el asunto saltó a la luz pública y numerosos grupos de whatsapp comenzaron a circular la supuesta fotografía de la víbora, con mensajes que alertaban sobre su peligrosidad y comentarios sobre los colmillos de la serpiente, que en los ejemplares adultos pueden llegar a medir cinco centímetros de largo.

No obstante, las labores de búsqueda resultaron estériles lo que, unido a las dudas existentes sobre las diferencias del paisaje en el que supuestamente estaba el animal y el fondo de la fotografía, han terminado por poner en evidencia la falsedad de la denuncia formulada por la mujer, que ha terminado confesando los hechos y que podría ser imputada por la posible comisión de un delito penal, han confirmado a EFE fuentes del caso.

Etiquetas
Comentarios