Despliega el menú
Nacional

El experto que acreditó la autoría de unos cuadros de Goya en una presunta estafa: "Lo vi claro"

El Ministerio Público pide tres años de cárcel para los cinco miembros de la sociedad, el pago de una multa de 2.700 euros y una indemnización de medio millón de euros más intereses para el inversor.

Se de la Audiencia provincial del Madrid
Acreditó la autoría de cuadros de Goya en una presunta estafa: "Lo vi claro"
Efe

El catedrático de Historia del Arte que acreditó que cuatro cuadros eran de Francisco de Goya ha señalado este lunes, ante el tribunal que le juzga por presunta estafa, que vio "muy claro" que las pinturas eran del artista aragonés, aunque ha reconocido que sus conclusiones "podían ser ciertas o equivocadas". El caso fue adelantado por HERALDO en 2015.

Juan Ramón T.T. está siendo juzgado en la Audiencia Provincial de Madrid junto a otras cinco personas, miembros de una sociedad que quiso demostrar su solvencia con los supuestos cuadros de Goya y que, según la Fiscalía, estafó medio millón de euros a un inversor. Intentaron hacer pasar por auténticas las obras para, presuntamente, financiar un hospital privado.

El Ministerio Público pide tres años de cárcel para los cinco miembros de la sociedad, el pago de una multa de 2.700 euros y una indemnización de medio millón de euros más intereses para el inversor por un delito de estafa consumada, pero no acusa al experto, que se sienta en el banquillo a instancias de la víctima.

En opinión de la Fiscalía, Juan Ramón T.T., catedrático de Historia del Arte de la Universidad de Barcelona, se limitó a emitir un informe sobre la autenticidad de las obras, pero no se ha probado que conociera el destino que se les pretendía dar. Según ha explicado en el juicio, los cuadros -"Adoración de la Sagrada Forma", "Retrato de caballero", "Retrato de señora" y "Retrato de mujer"-, en su opinión y tras haberlos estudiado, "podían ser atribuidos a Goya". Si él hiciera un catálogo del pintor -que ha calificado como "muy controvertido"- incluiría las cuatro obras, aunque también ha reconocido que sus conclusiones pueden ser "ciertas o equivocadas".

La Fiscalía sostiene en sus conclusiones provisionales que a finales de 2012 dos de los miembros de la sociedad Inversión y Explotación de Activos S.L., que tenía como finalidad comprar un hospital y remodelarlo, se pusieron en contacto con un posible inversor. Este creyó en la "fiabilidad" de la sociedad al poseer cuatro cuadros de Goya supuestamente auténticos y en abril de 2013 realizó dos transferencias de 250.000 euros a dos empresas administradas por los procesados, una cantidad que no ha recuperado.

Por su parte, el dueño de los cuadros, Salvador F.R., ha explicado que "muchos expertos" fueron a ver sus cuadros y "nadie dijo que fueran falsos". Según ha explicado a preguntas de su defensa, quiso aportar las obras como capital de la sociedad para sacar adelante el proyecto de construcción del hospital porque que "era muy bonito" y él sabe "lo que es estar en una silla de ruedas".

Tanto Salvador F.R. como su hermano Joaquín F.R., también acusado, han negado que el resto de socios -Teófilo G.N., su hija Mónica G.M. y Luis Jaime P.E.- les informasen de la venta de acciones y participaciones de la empresa al inversor supuestamente estafado. Mónica G.M., que tenía 18 años cuando sucedieron los hechos, ha señalado que ella "solo hacía y firmaba" lo que le decía su padre.

Etiquetas
Comentarios