Despliega el menú
Nacional

Dos fiscales aragoneses con mucho pedigrí

Fidel Cadena y Javier Zaragoza son los dos fiscales aragoneses que participarán en el juicio del "procés".

Fidel Cadena en el Colegio de Abogados y Javier Zaragoza en la capital aragonesa.
Fidel Cadena en el Colegio de Abogados y Javier Zaragoza en la capital aragonesa.
G.M. / O.D.

Un penalista brillante que defendió a Marchena

Fidel Cadena, nacido en María de Huerva, fue nombrado fiscal del Tribunal Supremo en 2007. Trabajará directamente con Consuelo Madrigal.

Aficionado al fútbol y al guiñote, juego que comparte con su amigo Javier Zaragoza, con quien coincidió al principio de su carrera en la Fiscalía de San Sebastián, en los duros años de la década de los 80 tras haber estudiado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Zaragoza, está considerado como uno de los mejores fiscales penalistas que ha dado Aragón. Fidel Cadena (María de Huerva, Zaragoza, 1956) solo optó por irse al Tribunal Supremo en 2007, cuando la conexión del AVE le permitió pasar varios días en su residencia de la capital aragonesa. Como estudioso del Derecho Penal, que aprendió con el catedrático José Cerezo, el mejor lugar para Fidel Cadena fue la Sala Segunda del Supremo, donde van a parar las casaciones de las audiencias provinciales, de la Audiencia Nacional y de los tribunales superiores.

De cara al juicio del ‘procés’, Cadena fue el encargado de hacer llegar, tanto a la justicia alemana como a la belga, la petición de entrega a España del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. Un esfuerzo, a través de las euroórdenes, que la Fiscalía, finalmente, no logró.

En la vista oral que arranca este próximo martes, cuya duración puede prolongarse cerca de cuatro meses, los fiscales han determinado que van a trabajar por parejas (son cuatro los que participarán en el juicio por parte del Ministerio Fiscal). Consuelo Madrigal será la compañera de Fidel Cadena y Javier Zaragoza lo hará con Jaime Moreno, bajo un modelo ya empleado en la instrucción.

Cadena y Madrigal rechazaron de plano la recusación del magistrado Manuel Marchena, presidente de la Sala Segunda del Tribunal Supremo, que fue solicitada por las defensas de los acusados Oriol Junqueras, Raül Romeva, Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rull por su supuesta vinculación con el PP, después de que se filtrara un wasap de Ignacio Cosidó, portavoz de los populares en el Senado. "Ni siquiera existe constancia y prueba sobre su veracidad o autenticidad", defendieron los fiscales. Creen que los secesionistas querían "alterar la composición del tribunal legalmente constituido y conseguir retrasar el juicio".

 
Testigo de la historia del Estado democrático

Javier Zaragoza, hijo predilecto de Alcorisa, donde nació en 1955, pasó de Antidroga adirigir la Audiencia Nacional en tiempos del 11-M y ETA.

El jurista Javier Zaragoza ha vivido en los últimos días dos momentos especialmente emocionantes. El primero, con motivo del fallecimiento el pasado día 5 de su madre, Juana Agudo, a los 93 años y, el segundo, por su nombramiento por parte del Ayuntamiento de Alcorisa como hijo predilecto de la localidad, lugar donde nació en 1955. A este último acto asistieron sus compañeros de la Fiscalía Consuelo Madrigal –la primera mujer que ocupó el cargo de fiscal general del Estado entre enero de 2015 y noviembre de 2016– y Fidel Cadena.

Zaragoza lleva en la carrera profesional 38 años, tiempo durante el cual ha sido testigo de buena parte de la historia democrática de España. El regreso a su tierra le ha servido para cargar las pilas de cara a un juicio que él mismo calificó en HERALDO como "el más importante de la democracia". Su definición, y titular de este periódico el pasado 20 de enero, ha sido repetida por la mayoría de las partes. Defiende Zaragoza que representa a la institución a la pertenece "con imparcialidad y sujeción a la ley", porque el fiscal es "una pieza fundamental en el proceso penal".

Como fiscal, fue uno de los protagonistas de la Operación Nécora, desmantelando, por ejemplo, los clanes del narcotráfico en Galicia de los Charlines y deteniendo a Sito Miñanco, cuyas andanzas se convirtieron en una serie de televisión. Fiscal jefe de la Audiencia Nacional durante 11 años, se enfrentó a la barbarie de ETA y dirigió el juicio por el atentado del 11-M. Zaragoza, que ahora asume el juicio del  ‘procés’, tendrá a su lado a su amigo Fidel Cadena, con quien salió de la Facultad de Derecho de Zaragoza en la promoción de 1972-1977.

Se siente apoyado por sus compañeros y cree que esta vista, que juzgará a los 12 independentistas (nueve en prisión y tres en libertad provisional) va a marcar el futuro del Estado español. Javier Zaragoza, que sabe discernir la realidad de la Justicia frente a la política separatista que intentó golpear a la Constitución y dar por bueno el referéndum ilegal que se celebró el 1-O, asume el peso y la responsabilidad de este proceso.

Etiquetas
Comentarios