Despliega el menú
Nacional

El Rey llama a los nuevos diplomáticos a proyectar la imagen "auténtica" de España y los valores de la Constitución

Borrell apuesta por aumentar la presencia de mujeres y de jóvenes procedentes de todas las zonas de España

Felipe VI, durante su intervención en el acto de este viernes en Alicante.
El rey llama ante los empresarios al diálogo social y a lograr más empleo joven
Efe

El Rey Felipe VI ha recordado este lunes a los nuevos diplomáticos su "obligación" de "defender los intereses de España y de proyectar su mejor imagen, que es su imagen auténtica", la de un "país democrático, libre, moderno, solidario y tolerante, abierto al mundo".

"Un país definido por los principios y valores de nuestra Constitución, esos a los que, como sociedad, aspiramos y que, como servidores públicos, estamos siempre llamados a defender y promover", ha dicho durante el acto de entrega de los despachos a la 70 promoción de la Escuela Diplomática, formada por 15 hombres y 10 mujeres, a los que les ha dado la "bienvenida al Estado".

"Sé que sois muy conscientes de la responsabilidad y el honor que comporta ser representantes de la Nación y de la obligación que tenéis a partir de ahora", ha dicho. El Rey ha puesto en valor su propia experiencia con profesionales del Cuerpo Diplomático, que "han servido y sirven de una manera excelente a España".

Así lo ha hecho también el ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Josep Borrell, que ha destacado que los nuevos diplomáticos representarán "una España plural y cosmopolita, un país abierto a la inmigración y a la innovación, a todas las culturas, dinámico, inversor, moderno, con una sociedad diversa e integradora".

El jefe de Estado se ha referido a su último mensaje de Navidad, en el que subrayó la importancia de contar con los jóvenes para construir un país dinámico, para subrayar que los jóvenes diplomáticos son, precisamente, "un exponente de esa España pujante que sabe vencer las dificultades con rigor, con energía y con excelencia". Por eso, les ha llamado a seguir adelante para ayudar a "forjar el camino del mayor progreso de España".

El Rey ha subrayado el sacrificio y las renuncias de los aspirantes a diplomáticos y también de sus familias, y ha destacado la "inquebrantable voluntad de servicio público del colectivo". Así, les ha llamado a "no desfallecer" ante la dificultad y a ser "rigurosos y leales", "sobrios con los éxitos y sensibles con quien reclama ayuda" y les ha garantizado que tendrán siempre "el apoyo de la Corona". El ministro y el director de la Escuela, Fernando Fernández-Arias, han destacado el compromiso de la Corona con la acción exterior de la que, ha dicho, el Rey es el "mejor embajador".

"Pensad siempre en que el Estado somos todos y que la colaboración con los expertos de otros cuerpos de la Administración y ámbitos de lo público, incluso de lo privado, os garantizará un resultado mejor, más eficaz y más eficiente", ha dicho.

Importancia del servicio consular

Tanto el jefe de Estado como el ministro han hecho hincapié en la importancia de la función consular para atender a los españoles que se encuentran en el exterior. "Es fundamental que el servicio exterior esté a disposición de todos nuestros compatriotas, que tienen derecho a sentirse protegidos, atendidos o amparados por sus autoridades más allá de nuestras fronteras", ha subrayado.

También han incidido en la necesidad de que los diplomáticos se formen de manera continua para seguir al dia. De hecho, el director de la Escuela ha anunciado un plan de formación continua para toda la carrera. El ministro, por su parte, ha reconocido que aún no se ha conseguido la paridad entre hombres y mujeres en el acceso a la Escuela y que también hay "desequilibrio territorial", con "algunas partes" de España no suficientemente representadas.

En tercer lugar, se ha propuesto transmitir a todos los jóvenes que la Carrera Diplomática "no les está vedada y pueden acceder en igual de condiciones", para que sean más los que optan por ella. En la última promoción se presentaron 250 personas para 25 plazas y el ministro considera que fueron pocos aspirantes.

"El diplomático será cada vez más una persona digital inmerso en este mundo de la comunicación que a veces nos supera", ha dicho Borrell, que directamente cree "anacrónico" que los diplomáticos traten de enfrentarse solo "con los temas que aprendieron en la oposición" a un mundo que "cambia tan aprisa".

Sin alusiones a Venezuela y sí al "divorcio transatlántico"

El ministro ha hecho un breve repaso de los "numerosos interrogantes" que afronta el mundo, sin alusión alguna a la situación de Venezuela. Borrell ha aludido a la "tensión creciente entre la Europa cosmopolita y abierta al mundo" y la tradicional, que tienen la tentación de replegarse o de apostar por la "pureza en dimensiones sociológicas o incluso étnicas". Así, ha apostado porque los grandes temas de las próximas elecciones europeas serán la inmigración, el islam y el papel del Estado de Derecho.

Además, junto al 'Brexit', ha mencionado que a Europa se le ha "complicado" la relación con Estados Unidos, porque "el Atlántico norte está en plena deriva", incluso ha visto en "los primeros pasos de un divorcio trasatlántico" que puede acabar siendo doloroso para ambas orillas. "Hoy las dos grandes democracias, las más señeras, las más consolidadas, se enfrentan a graves dificultades de funcionamiento".

Etiquetas
Comentarios