Despliega el menú
Nacional

Un amplio dispositivo blinda los actos del Gobierno de las primeras protestas

En las últimas 48 horas ha llegado a Cataluña el grueso del refuerzo policial, compuesto por más de 1.300 efectivos, tanto de la Policía Nacional como de la Guardia Civil.

Refuerzo policial ante las protestas a las puertas del hotel donde se ha celebrado la cena a la que han acudido Sánchez y Torra.
Refuerzo policial ante las protestas a las puertas del hotel donde se ha celebrado la cena a la que han acudido Sánchez y Torra.
Efe

Los Mossos d'Esquadra, con apoyo de la Policía Nacional, han blindado los actos del Gobierno en Barcelona ante las primeras protestas de los independentistas por su presencia en la víspera del 21D, jornada en la que el Govern se ha comprometido a garantizar los derechos de reunión y manifestación.

La llegada del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y del de la Generalitat, Quim Torra, a su reunión en el Palacio de Pedralbes de Barcelona ha transcurrido sin incidentes y sin apenas protestas, con solo unas decenas de personas concentradas a las puertas del edificio y en medio de un amplio dispositivo de seguridad.

Precisamente, los Mossos, la Guardia Civil, la Policía Nacional y la Guardia Urbana han activado la sala de mando conjunta en el centro de coordinación operativa de la Consellería de Interior, desde donde adoptarán decisiones colegiadas sobre el dispositivo para garantizar la seguridad del Consejo de Ministros que se celebrará este viernes en Barcelona, más allá del reparto de funciones por sus competencias.

Los Mossos y la Guardia Urbana también han establecido un perímetro de seguridad en un tramo del lateral de la Diagonal para facilitar la llegada de Sánchez y Torra a la cena organizada por Foment del Treball en el Hotel Sofía, que ha hecho por separado hacia las 20.45.

Mientras se celebraba la reunión entre Sánchez y Torra, varias decenas de independentistas han cortado la Diagonal, aunque los Mossos han intervenido y la vía se ha podido reabrir en pocos minutos.

En rueda de prensa tras la reunión semanal del Govern, el conseller de Interior, Miquel Buch, ha asegurado que los Mossos, como responsables de orden público en Cataluña, garantizarán este viernes todos los derechos, entre ellos los de reunión y manifestación, así como la seguridad.

Buch ha indicado que la consellería de Interior ha anulado las fiestas y permisos que se habían dado a los agentes de los Mossos para que finalmente puedan trabajar todos los operativos disponibles.

Precisamente, en un intento de apaciguar los ánimos entre un colectivo que lleva semanas de protestas para exigir mejoras laborales, el Govern ha autorizado este viernes la creación inmediata de 750 nuevas plazas en el cuerpo de los Mossos d'Esquadra.

Desde primera hora de la tarde, la Generalitat ha recomendado que se limiten los desplazamientos en vehículo en el área de Barcelona, ante posibles problemas de tráfico por las protestas convocadas.

No obstante, a lo largo de la tarde los problemas viarios en Barcelona y sus alrededores ha sido los habituales en un día laborable, con retenciones en las rondas, la C-58, la C-33, la C-17, la B-30, la A-2, la B-23, la C-31 y la C-32.

Además, también se han registrado retenciones en algunos tramos por donde los Mossos d'Esquadra han cortado el tráfico para que pasara la comitiva de Pedro Sánchez en su trayecto desde el aeropuerto de Barcelona hacia el Palacio de Pedralbes.

Sobre el dispositivo del 21-D, cuatro sindicatos de la Policía Nacional -SUP, CEP, UFP y SPP- han pedido al Gobierno que adopte medidas "contundentes" si mañana los Mossos d'Esquadra permanecen "impasibles" y no garantizan la seguridad de todos los ciudadanos.

El sindicato de mandos de los Mossos d'Esquadra (SICME) ha lamentado las críticas a su profesionalidad por parte de los sindicatos de la Policía Nacional y ha pedido que se potencie una "dinámica positiva" de colaboración entre profesionales y no una "deriva sin ningún sentido".

En las últimas 48 horas ha llegado a Cataluña el grueso del refuerzo policial, compuesto por más de 1.300 efectivos, tanto de la Policía Nacional (unos 750 agentes) como de la Guardia Civil (en torno a 500).

La Policía Nacional se encargará este viernes de la seguridad de las autoridades y del primer perímetro de seguridad de la Llotja de Mar, donde se celebrará la reunión del Consejo de Ministros, mientras los Mossos tienen encomendado el control del segundo perímetro y del orden público.

La Guardia Civil se encargará, por su parte, del control de infraestructuras sensibles, como el aeropuerto o el puerto de Barcelona.

De cara a la jornada de este viernes, los Mossos d'Esquadra han pedido a los comerciantes de la zona de la Llotja de Mar que actúen con precaución ante posibles incidentes y que no dejen objetos en las puertas de sus tiendas.

Etiquetas
Comentarios