Despliega el menú
Nacional

Sánchez pone en el punto de mira a Cosidó, que se ve respaldado por Casado

El presidente del Gobierno español ha dicho que "quien esperan los españoles que renuncie es el señor Cosidó".

Ignacio Cosidó interviene en la sesión de control al Gobierno.
Ignacio Cosidó interviene en la sesión de control al Gobierno.
Efe

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha personificado en el portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó, la responsabilidad por la ruptura del pacto para la renovación del CGPJ y le ha pedido su dimisión, si bien el senador ha rechazado hacerlo y ha asegurado que se siente respaldado por Pablo Casado.

El polémico WhatsApp de Cosidó en un chat interno del grupo popular ha planeado en la sesión de control de la Cámara Alta, y aunque él interrogaba a Sánchez por posibles indultos a los independentistas procesados por el Tribunal Supremo, el presidente ha aprovechado para sacar a colación la crisis sobre el CGPJ.

Sánchez le ha culpado de debilitar una institución como el Consejo General del Poder Judicial y de dañar el crédito de la justicia con un mensaje cuyo verdadero "escándalo" ha situado en el "sentido patrimonialista" que el PP tiene de la justicia.

"Hoy ha renunciado alguien", ha dicho Sánchez en alusión al juez Manuel Marchena, que ha renunciado a presidir el CGPJ, "pero no ha sido precisamente quien esperan los españoles que renuncie, que es usted, señor Cosidó".

Sánchez ha esperado a la réplica de la pregunta para introducir el asunto de la ruptura del acuerdo sobre la renovación del órgano de gobierno de jueces y magistrados, de manera que Cosidó no ha podido exponer su punto de vista.

Sí lo había hecho antes, por la mañana, tras la Junta de Portavoces, y después de que los representantes del PSOE, Unidos Podemos, ERC y PDeCAT le hubieran exigido la dimisión por este mismo asunto.

Cosidó ha rechazado hacerlo, ha dicho que se siente respaldado por el líder de su partido, Pablo Casado, con quien habló esta misma mañana, y ha trasladado toda la responsabilidad de la crisis al PSOE, convencido de que el proceso ya venía "muy envenenado" desde que el Gobierno filtró la candidatura pactada de Marchena.

Poco después de sus declaraciones, en la reunión del grupo popular del Congreso, Pablo Casado ha desvinculado la decisión del partido de romper su pacto con el PSOE de la polémica por el mensaje de Cosidó, y la ha explicado por la "dignidad" del grupo, por "respeto" a jueces y fiscales y por el "fortalecimiento de las instituciones".

"Las únicas motivaciones son estas y cualquier otra que se haya publicado cuenta con mi rechazo", ha insistido; unas palabras con las que, según fuentes de la dirección del PP, ha eludido respaldar directamente a Cosidó.

Eso sí, al tiempo que el PP recalca que se mantiene como su portavoz en el Senado también se señala que se está "a la espera de lo que pueda llegar" sobre la llamada "operación Kitchen".

Se trata de un dispositivo policial clandestino supuestamente montado en 2013, cuando Ignacio Cosidó dirigía la Policía, para robar documentos comprometedores al extesorero del PP, Luis Bárcenas, y del cual el ahora senador se ha desvinculado por completo, al asegurar que desconocía estas prácticas irregulares.

Además, y aunque la dirección del PP afirma que su WhatsApp "no ha tenido causa" para la ruptura del pacto sobre el CGPJ, admite que el juez Marchena sí puede haberlo tenido en cuenta a la hora de anunciar su renuncia.

En el PP de la Cámara Alta el asunto ha causado preocupación, pese a que los senadores han recibido a su portavoz con un aplauso en la reunión del grupo parlamentario.

Su dirección ha decidido disolver el chat multitudinario donde estaban los 146 senadores del PP a los que Cosidó apuntó que el pacto con el PSOE permitiría controlar "desde detrás" el Tribunal Supremo.

Etiquetas
Comentarios