Despliega el menú
Nacional

El atleta aragonés que corrió junto al detenido por planear matar a Sánchez

"Me he quedado de piedra", admite Domingo Catalán, doble campeón del mundo de 100 kilómetros, sobre la acción de Manuel Murillo

Domingo Catalán, el pasado mes de enero en su pueblo, Novales
Domingo Catalán, el pasado mes de enero en su pueblo, Novales
Laura Uranga

“Me he quedado de piedra”, admitía este jueves Domingo Catalán. El exatleta oscense, uno de los mejores fondistas aragoneses de la historia, doble campeón del mundo de 100 kilómetros, pasó el testigo en 1993 como vencedor a nivel nacional de esta prueba a Manuel Murillo, el hombre detenido por haber supuestamente planeado el asesinato del presidente, Pedro Sánchez.

Catalán, que vive ahora jubilado en su localidad natal, Novales -“Esto es el paraíso”, asegura-, compitió con Murillo en los años noventa. El oscense fue campeón nacional de 100 kilómetros de 1985 a 1988, en 1990 y en 1992. El siguiente año supuso el final de su reinado, que recayó en Murillo: el exdeportista catalán, ahora bajo custodia, se llevó la prueba durante cuatro ejercicios consecutivos.

El exatleta de Novales, que acaba de cumplir 70 años y que siguió corriendo hasta hace tres años, cuando tuvo que dejarlo por una dolencia en las rodillas, recuerda especialmente un episodio en una de las pruebas de 100 kilómetros que se llevó Murillo. “Se puso a cuatro patas durante los últimos diez metros hasta la meta. Yo le recriminé la acción: ‘Así me gusta verte entrar, como un perro’”, rememora. Por lo demás, no tuvo problemas con él. “Mal tío no lo veía; lo único es que se enrollaba mucho”, destaca.

Sobre la acción del supuesto lobo solitario, dice que le “sorprende”. “Me he quedado de piedra -añade-. Me ha dicho un amigo: ‘Mira con quién te jugabas las perras’”. Catalán asegura que no tenía conocimiento de la atracción que sentía Murillo por las armas. “Han pasado 26 años”, acota.

El antiguo ultrafondista oscense reconoce que en su día tuvo “mucha relación” con Murillo. Tanto a nivel deportivo como después, cuando Catalán montó una tienda de material deportivo en Barcelona. Murillo se convirtió en cliente suyo. “Me llegó a pedir consejo sobre las carreras. Luego hizo alguna maratón bastante buena; el tío tenía clase como corredor”, admitía Catalán.

Etiquetas
Comentarios