Despliega el menú
Nacional

El director de un hotel es agredido al intentar evitar un caso de violencia machista

El presunto agresor ha vuelto a su país, Inglaterra, y allí ha sido detenido, según el director del hotel.

Es Mercadal, término municipal en el que se produjo el suceso.
Es Mercadal, término municipal en el que se produjo el suceso.
Google Maps

El director de una cadena hotelera menorquina, Max Weinbinder, resultó agredido cuando intentaba evitar que un hombre pegase a su pareja.

Los hechos ocurrieron el pasado viernes en el hotel ubicado en la urbanización de Playas de Fornells, en el término municipal de Es Mercadal. El responsable del establecimiento se abalanzó sobre el varón, evitando que continuara la agresión contra mujer.

La secuencia completa fue grabada por las cámaras de seguridad del hotel. Max Weinbinder ha explicado a Efe por teléfono, que se trata de un hombre que llegó a Menorca procedente del Reino Unido con una orden de alejamiento de su mujer, detalle que se desconocía por parte de la dirección del negocio.

Weinbinder ha comentado que "él pidió alojarse con ella y se le hizo el check in". Los episodios violentos no tardaron en hacerse visibles y en las zonas comunes del hotel se registraron "gritos e insultos". A continuación, la clienta acudió a recepción y denunció que "había sido golpeada y estaba siendo amenazada".

Inmediatamente después se llamó a la policía para dar parte y en ese momento el presunto agresor "se puso más violento", ha detallado Weinbinder.

Cuando el varón insultó a la recepcionista, ésta avisó al director general, quien recuerda: "traté de mediar y me dio dos puñetazos sin previo aviso".

El forcejeo acabó con Weinbinder reduciendo al presunto agresor a la espera de la llegada de efectivos policiales.

Pero cuando la situación se calmó por un momento, el hombre intentó huir, y por segunda vez, Weinbinder. consiguió inmovilizarlo hasta la llegada de los agentes la Guardia Civil.

El responsable del hotel ha relatado el estado de ánimo de la mujer, "temblaba y estaba visiblemente estresada".

Según Weinbinder la agredida no denunció a su pareja "por miedo".

La Guardia Civil no pudo actuar de oficio porque no había lesiones visibles y Weinbinder decidió no denunciar como medida de precaución "para evitar que volviese a por uno de nosotros".

El director del hotel pactó con el presunto agresor no denunciar a cambio de que este "volviese a Inglaterra", donde afirma que ya ha sido detenido.

Etiquetas
Comentarios