Despliega el menú
Nacional

La Audiencia Nacional desbarata el segundo intento de extraditar a Falciani

La Sala Penal asegura que se trata de una cosa juzgada y que el Código Penal no incluye el delito de espionaje financiero por el que le condenó Suiza.

El informático Hervé Falciani, durante unas jornadas celebradas por Podemos.
Falciani
Efe

El monegasco Daniel Hervé Falciani, el ingeniero informático que extrajo del banco HSBC la lista de 120.000 evasores fiscales de todo el mundo, seguirá en España. La Audiencia Nacional desbarató este martes el segundo intento de la justicia suiza de extraditarle tras su detención el pasado abril en Madrid por parte de la Policía española. El arresto se produjo en virtud de una Orden Internacional de Detención (OID) dictada por la Fiscalía de Ginebra para cumplir los cinco años de prisión a los que fue condenado en rebeldía en sentencia firme por un delito de espionaje industrial.

La decisión fue tomada por el tribunal de la Sección Segunda de la Sala de lo Penal, que argumentó que los hechos ya fueron valorados en la primera solicitud de extradición, por lo tanto se trata de cosa juzgada. Asimismo, alegaron que el Código Penal español no incluye ningún tipo similar al delito de "espionaje financiero agravado" por el que la justicia helvética había condenado a Falciani.

El llamado 'Robin Hood' de las finanzas, de 46 años, fue detenido en Madrid cuando se dirigía a dar una conferencia a la Universidad de Comillas sobre paraísos fiscales y que iba a contar con la presencia de técnicos de Hacienda. El arresto fue practicado por agentes de la Policía pertenecientes al Grupo de Localización de Fugitivos Internacionales, de la Comisaría General de la Policía Judicial. La orden de detención no la emitió ningún juzgado español, sino que fue la Policía quien recibió la información a través del sistema intraeuropeo Sirene.

La ventaja del ingeniero con pasaporte franco-italiano es que, según el formulario remitido en marzo por las autoridades suizas, al que tuvo acceso este diario, el delito por el que le piden la entrega era espionaje industrial (servicio de información económica agravada), que ya fue revisado y denegado por la Audiencia Nacional (cosa juzgada). Por lo que la decisión ahora de la Sala era más que previsible.

300 millones recuperados

La Sala reitera para rechazar la entrega que la legislación penal española carece de un tipo delictivo que se corresponda con el tipo penal suizo, que difiere sustancialmente con los delitos españoles que podrían considerarse más próximos, como el de "revelación" o "divulgación" de secretos.

Después de analizar el relato de hechos de la sentencia suiza, los magistrados concluyen que la única divulgación efectiva que hace el reclamado es la que realiza al transmitir la información a las autoridades de inteligencia financiera, administraciones tributarias de diferentes Estados y a las autoridades judiciales y fiscales, que inician procedimientos a partir de esos datos.

Esta circunstancia, explican los jueces, se ve corroborada con el informe remitido por la Fiscalía Anticorrupción en el que se detallan los procedimientos judiciales abiertos o finalizados en los que se ha concretado la colaboración del reclamado.

El Gobierno reconoció que Falciani apoyó a Hacienda en la lucha contra el fraude fiscal, y la Fiscalía sostuvo en la vista de extradición que su información del HSBC permitió repatriar 300 millones de 659 defraudadores españoles. Curiosamente, la orden de detención suiza llegó en pleno proceso de extradición con ese país por Marta Rovira, la secretaria general de ERC procesada por un delito de rebelión en la causa del 'procés'.

Etiquetas
Comentarios