Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Opinión

No piquen

Que la tiranía norcoreana se llame ‘Popular’ y ‘Democrática’ no tiene significado real, ni tampoco que haya territorios que se llamen ‘Estado Libre’ cuando no lo son.

Guillermo Fatás 02/09/2018 a las 05:00

Pocos conocen el Estado Libre y Soberano de Obwalden. Lo llama así su constitución de 1968, aprobada por «el pueblo en nombre de Dios Todopoderoso» y reformada en 2011, pero todos los suizos saben que Obwalden, con su pomposo nombre, es un cantón más.

El griego Filóstrato llamó sofistas indoctos a ciertos habladores más hábiles que instruidos. En nuestro país los hay en número creciente que hablan como si nada de España como nación de naciones o estado de estados. Desde luego que son peores por indoctos que por sofistas.

Argumentan que hay estados federales con otros estados en su seno, como diciendo: «¡Si no pasa nada!». Por ese coladero, claro, asoma la nación de naciones, fórmula que conduce, en derechura, a que las regiones vasca y catalana, dejen de ser parte fundamental de España, como han sido siempre, y pasen a serlo, como mucho, de modo simbólico.

Esta clase de predicadores aventados tiene preferencia por ejemplificar con la República Federal Alemana y con los EE. UU. de América. Se trata, aseguran, de dos ‘estados con estados’, situación en apariencia similar, por vía analógica, a la idea de ‘nación de naciones’. Ambas criaturas imposibles se refuerzan mutuamente y así no parecen disparates.

Es fácil decir ‘estado de estados’ o ‘nación de naciones’. Sale gratis. Ambas expresiones, aun siendo de aspecto lógico y sintaxis correcta, son majaderas. Véanse estas otras dos expresiones igualmente correctas, pero que contienen dos grandes necedades: ‘decaedro regular’ y ‘número primo divisible por cuatro’. Sucede que no existen ni el decaedro regular ni los números primos divisibles por cuatro. La nación de naciones puede enunciarse, pero no puede existir, salvo que se aclare que ‘nación’ alude a dos cosas diferentes: nación política (la que contiene) y naciones culturales, étnicas, etc. (las contenidas). Pero, si se aclara, se descubre la trampa.

Juzgar como hacen estos sofistas indoctos llevaría a pensar que la República Democrática Popular de Corea es una república democrática que hay en Corea; o que California es una república porque en su bandera se lee un contundente ‘Republic of California’. Pues es que no.

Alemania y sus ‘estados libres’

El modelo favorito para estas necedades (o manipulaciones) que dan gato por liebre es el alemán. Ya que algunos conceptos de su constitución (Bonn, 1949) inspiraron otros de la española de 1978, los charlatanes intuyen -erróneamente- que la Ley Fundamental de la República Federal de Alemania (‘Grundgesetz für die Bundesrepublik Deutschland’) podría también servir de modelo para crear ‘estados libres’ en España, sin que se quiebre nada importante. Nada más falso.

En Alemania existen algunas ‘ciudades libres’, como la ‘Ciudad Libre y Hanseática de Hamburgo’; y varios ‘Estados Libres’, como Baviera, Sajonia o Turingia. Pero el hecho no tiene relevancia jurídica. El nombre de la ‘Ciudad Libre Hanseática de Bremen’ la distingue del estado homónimo al que pertenece: por motivo semejante (evitar confusiones), la capital federal de México ha pasado en 2016 a llamarse ‘Ciudad de México’ en vez de México.

En Alemania, esas denominaciones son de quita y pon : Turingia se tituló Estado Libre por primera vez en 1993. El predicador necio ignora cómo empezó el asunto y lo que significa desde 1918, en la Alemania recién derrotada y arruinada. La Constitución de Weimar, dispuso (art. 17): «Todo estado [federado] debe tener una constitución de estado libre». Por ello se denominaron expresamente así Prusia, Sajonia, Brunswick, Anhalt, Oldenburg, los Mecklenburgos, Waldeck, los Lippe y los microestados de Turingia, salvo uno. Hoy, es una cuestión por entero nominalista y sin enjundia jurídicopolítica.

El nombre no hace la cosa

No hay que dejarse embaucar por estos parlanchines. Lo que de veras importa, a los efectos de las reflexiones sobre el futuro de España y la reforma de su Constitución, es esto: las denominaciones de los estados alemanes, incluida la de Estado Libre, carecen de significado legal y jurídico y no tienen importancia de hecho, pues todos los componentes territoriales de la República Federal tienen exactamente -exactamente- la misma condición constitucional.

Un león marino no es un león; ni un oso hormiguero es un oso. ¿Aceptaría alguien en su sano juicio que hay parentesco entre un caballo y un caballo de mar, esto es, entre un mamífero herbívoro y un pececillo carnívoro, falto de dientes y estómago? ¿Algún bobo piensa que sean la misma clase de lengua la lengua de ternera y la lengua noruega, un suponer? Por lo mismo, no debe aceptarse que todo estado libre sea un estado libre solo por llamarse así.

Esas homonimias en boca de un fullero, de un necio o de un fullero necio resultan arteras. No piquen. Vigílenlas.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo