Despliega el menú
Nacional

"Se tapó que eran explosivos y no dejaron ir a la Guardia Civil"

Javier Enfedaque es un aragonés que lleva 33 años veraneando en Alcanar.

Javier Enfedaque es un zaragozano que lleva veraneando en el mismo hostal de Alcanar Playa desde hace 33 años. El hotel se llama Montecarlo, como la urbanización donde está la casa que saltó por los aires el año pasado. No ha dejado de regresar con su mujer a ver a su amigo Salvador Vila, dueño del hostal que se encuentra a unos 80 metros en línea recta de la vivienda maldita.

Subimos a la terraza para comprobar esa distancia y entender cómo vivieron las explosiones de la noche del 16 y el 17 de agosto. Pasaron pavor, más que miedo. "Fue una gran explosión y al principio, se ocultó que fueran explosivos pese a que se notaba que no se trataba de gas, como dijeron las autoridades", confiesa Javier Enfedaque, un vecino de Villanueva de Gállego que es copropietario de una empresa de material de construcción. "Aquí en el hostal se recibieron piedras de la segunda explosión (el día 17 a las 19.00). En la primera se vio una nube en forma de hongo y yo vi que no dejaron entrar a la Guardia Civil para investigar la explosión porque aquí esto se ha politizado", agrega.

Enfedaque cree que se perdió un tiempo precioso después de la primera explosión en la investigación. Lo paradójico es que en un informe de la Comisario General de Información de los Mossos d’Esquadra que está en el sumario reconoce que ese siniestro fue muy significativo.

Informe de los Mossos

Ese informe concluye: "En relación con la explosión en la vivienda, la posterior inspección policial y los objetos encontrados –gran cantidad de bombonas de butano, productos como acetona, agua oxigenada, bicabornato, gran cantidad de clavos para ser utilizada como metralla y pulsadores, entre otros–, dejaron patente que en aquel lugar se estaban confeccionando artefactos explosivos con la finalidad de cometer una acción terrorista de gran envergadura. En ese sentido, resulta relevante o que la nube en forma de hongo que se produjo fuera visible a kilómetros de distancia".

El turista aragonés se quedó en el hostal con su amigo "para apoyarlo", pero el miedo que generó a todos, como a una pareja con un niño, provocó que acabaron huyendo del lugar tras la segunda explosión. El concejal Jordi Bort dice que quieren borrar la imagen de la tragedia porque son "la perla del Mediterráneo", pese a estas explosiones y a las del proyecto Castor. Sin recordar la que pasó en el camping de los Alfaques, aunque esta vez fue el refugió salvador para los desalojados de la urbanización.

Etiquetas
Comentarios