Despliega el menú
Nacional

Un conductor ebrio mata a una pareja que hacía en bici el Camino de Santiago con su hijo

El suceso se produjo en el término municipal de Santa Cristina de Valmadrigal, en León.

Zona del accidente a la altura de Santa Cristina de Valmadrigal en León
Zona del accidente a la altura de Santa Cristina de Valmadrigal en León

Eran las 11.23. José Carlos, Nerea y Orats, una matrimonio y su hijo guipuzcoanos, acababan de incorporarse a la carretera N-601, a la altura del municipio leonés de Santa Cristina de Valmadrigal. Solo unos minutos antes habían hecho un alto en la etapa, un pequeño descanso. Llevaban en torno a una semana en ruta y les quedan todavía varias antes de llegar a la plaza del Obradoiro, en Santiago. Apenas habían cubierto quinientos metros tras reincorporarse a la carretera cuando un turismo se los llevó por delante. Al parecer, los padres circulaban por el arcén, en un tramo recto, dejando que Orats pedaleara protegido por ellos.

Los recibieron el impacto brutal del coche que conducía el kamikaze y salieron despedidos. Sus cuerpos quedaron a unos veinte metros de distancia de donde recibieron el impacto. El hijo, aun cuando circulaba el más alejado de la carretera, también fue embestido, pero el golpe no le alcanzó de lleno y resultó herido.

A consecuencia del percance, el matrimonio falleció prácticamente en el acto. Hasta el lugar del suceso se desplazaron, además de efectivos de la Guardia Civil de Tráfico, un helicóptero medicalizado, una ambulancia de soporte vital básico , una unidad también medicalizada de Emergencias de Sacyl y el médico de atención primaria del centro de salud del municipio, que confirmó a su llegada el fallecimiento de los padres. Orats fue trasladado en una ambulancia al Complejo Asistencial de León. Fuentes consultadas indicaron que el menor presentaba diversas contusiones y heridas, si bien no se teme por su vida.

Huida y arresto

Tras el atropello, el conductor se dio a la fuga, aunque fue detenido más tarde entre los municipios leoneses de Mansilla de las Mulas y Villamoros, a unos diecisiete kilómetros de distancia del lugar donde se produjo el siniestro. Al parecer, varias llamadas telefónicas efectuadas por algunos transportistas alertaron de lo sucedido a la Guardia Civil que envió de inmediato a una patrulla al lugar. Fuentes consultadas indican que fueron los miembros de esta unidad quienes localizaron al conductor. Los agentes detuvieron la marcha del vehículo y sometieron al chófer a un control de alcoholemia. Según informó Leonoticias, este dio positivo en la prueba que se le practicó y quintuplicó la tasa permitida con un resultado de 1,16 miligramos por litro espirado. Ante esta situación, los guardias civiles procedieron a su detención.

Etiquetas
Comentarios