Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

Un puzle con demasiadas piezas

OPINIÓNACTUALIZADA 20/06/2018 A LAS 05:00
Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta.
Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta.
Efe

La negativa de Alberto Núñez Feijóo a sumergirse en la carrera por el liderazgo del PP, sostenida en múltiples interpretaciones de corte novelesco y marcada por las muchas acusaciones de falta de gallardía política procedentes de su partido, descubre la delicada situación en la que se encuentran los populares.

Si difícil es la reconstrucción de la formación, afectada por un presidencialismo que en ausencia del líder contagia una severa inestabilidad a las estructuras internas, más complicada se presenta la futura batalla en campo abierto que implican unas elecciones generales. Núñez Feijóo, que como presidente de la Xunta de Galicia ha demostrado que es un político inteligente y cuidadoso, ha optado por evitar el riesgo que implica levantar un partido que tiene muy complicada su recomposición a corto plazo.

La marcha de Rajoy, los muchos casos de corrupción aún pendientes de sentencia y el cambio de ciclo político del que se beneficia Ciudadanos limitan las opciones de un partido desorientado y sumido en una crisis interna que recuerda (y mucho) a la vivida en el seno del PSOE.

Las muchas candidaturas que se postulan para alcanzar la presidencia, la batalla entre aquellos que mantienen el control orgánico (Dolores de Cospedal) y los que han ejercido el poder político (Soraya Sáenz de Santamaría) y la existencia de una militancia absorta y pendiente de unas primarias reflejan las razones que han invitado a Núñez Feijóo a decidir que este no era su momento. Queda por descubrir cómo y dónde se refugiará un PP-Aragón al que no le sientan bien los zarandeos.

Etiquetas