Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

Guirao anula la unión de la Zarzuela y el Real por las dudas sobre sus trabajadores

Los empleados calificaron la fusión de "decretazo" y estaban preocupados porque no garantizaba la "permanencia total" del personal.

José Guirao, ministro de Cultura.
Guirao anula la unión de la Zarzuela y el Real por las dudas sobre sus trabajadores
Efe

El ministro de Cultura y Deporte, José Guirao, ha anunciado esta tarde que la fusión de la Zarzuela y el Real, aprobada por el Gobierno del PP el 20 de abril, se anula debido a "las incertidumbres" técnicas, jurídicas y operativas, sobre todo en lo referido "a la subrogación de los trabajadores".

La decisión ha sido acogida "sin mayor problema" por su principal promotor, el presidente del patronato del Teatro Real, Gregorio Marañón; con "mucha alegría" por el director de la Zarzuela, Daniel Bianco, y "satisfacción" por los representantes de los trabajadores, que se han comprometido con Guirao a analizar la viabilidad de las unidades del Inaem, al que pertenecía la Zarzuela hasta el decreto de fusión.

La decisión de Guirao, que había convocado a los representantes de los sindicatos en su despacho para informarles previamente, ha sido anunciada a primera hora de esta tarde en un comunicado y se materializará en un próximo Consejo de Ministros -el del 29 de junio, según los sindicatos- con la derogación del Real Decreto 229/2018, que acordaba la fusión y cuya entrada en vigor estaba pendiente de la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE).

La fusión fue presentada por el entonces titular de Cultura y portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, como una unión "estratégica", la forma de "potenciar" el género de la zarzuela como patrimonio español, en cuyo desarrollo se garantizaría la incorporación del personal funcionario o laboral de la Zarzuela a la fundación resultante "con total respeto a sus derechos".

Cultura explica este martes en su comunicado que el Real Decreto que derogue la fusión incluirá la propuesta de creación de un grupo de trabajo en el que estén presentes las unidades artísticas del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM), que dirige desde 2014 Montserrat Iglesias, y los representantes sindicales con el objetivo fundamental de mejorar su gestión.

El ministro había señalado por la mañana en Sevilla, donde visitó el Archivo de Indias, que, independientemente de la bondad de la fusión, en la unión "no estaba resuelta la integración de los trabajadores de la Zarzuela en esa nueva fundación", un problema, dijo, al que él es "bastante sensible"

En una reciente entrevista, Guirao explicaba que, tras una primera reunión con los sindicatos, había decidido que iba a escuchar a los directores de los coliseos y que, si tenía claro que no debía hacerse así lo propondría al Gobierno y, si las conclusiones no eran definitivas, lo paralizaría para que no entrara en vigor con la entrada en vigor de los PGE, prevista para dentro de un par de semanas.

"Lo importante -decía en esa entrevista- es que no haremos nada que primero no hayamos hablado y lo segundo, que no hayamos llegado a un acuerdo".

Este martes, tras escuchar a todos, ha decidido que la fusión no era viable y así se lo ha comunicado a los representantes sindicales de los trabajadores (CC.OO., UGT y CSIF), que la han acogido con satisfacción.

"Es exactamente lo que pedíamos y además pedíamos esa mesa de negociación y trabajo -sobre el Inaem- y nos parece muy sensato que el Ministro también haya visto claro que hay que hacerlo", ha asegurado el secretario general de CC.OO. del ministerio de Cultura y Deporte, Jesús Álvarez.

Los trabajadores siempre han calificado la medida de "decretazo" y han mostrado su preocupación porque "no garantizaba" la "permanencia total" del personal "ni respetaba" sus derechos.

Convocaron paros y movilizaciones durante todo el mes de mayo y continuaron en junio con las manifestaciones, una de ellas el mismo día de la toma de posesión de Guirao, el pasado 14 de junio, ante la puerta del ministerio.

El director del Teatro de la Zarzuela, Daniel Bianco, ha acogido con "mucha alegría" la decisión y ha aprovechado para pedir "una reflexión" sobre "la forma de trabajar del Inaem": "a veces es muy difícil porque se rige por un convenio único de la administración que no es muy compatible con el teatro", ha dicho.

Para Gregorio Marañón, que ha hecho suya "sin mayor problema" la decisión de anular una fusión que él ya promovió en 1995, la unión de los teatros era "difícil" pero estaba "llena de posibilidades": "El Real tiene un proyecto apasionante por delante y nos vamos a centrar en el", ha dicho y ha agregado que le desean a la Zarzuela "en su andadura en solitario la mejor de las fortunas".

Los trámites desde el punto de vista institucional para desandar lo andado ya en la fundación que les unía es prácticamente "simbólico", y solo habrá que cambiar el nombre de la fundación de nuevo, para que vuelva a ser únicamente del Teatro Real.

Entre ambos teatros, distantes 2 kilómetros, suman cerca de 3.000 localidades, casi 600 empleados y un presupuesto de 74 millones de euros, de los que los 19 millones de los que dispone la Zarzuela provienen en su totalidad del erario público así como el 25 % de los 55 millones del Real.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión