Despliega el menú
Nacional

La dueña de una guardería de Palma, condenada a seis meses de cárcel por maltratar a bebés

Encerraba a los pequeños durante dos horas a oscuras, les daba comida vomitada y los tenía una hora sentados en el váter.

Imagen de un menor en una guardería.
La dueña de una guardería de Palma, condenada a seis meses de cárcel por maltratar a bebés
Pixabay

La dueña de una guardería de Palma ha sido condenada a seis meses de prisión y una multa de 300 euros por maltratar y humillar a bebés de entre 10 y 30 meses, según informan varios medios locales. La mujer ha admitido que los encerraba a oscuras durante horas, les hacía ingerir su propio vómito y les dejaba sentados en la taza del váter durante más de una hora si se orinaban encima.

Los hechos se produjeron entre mayo y noviembre de 2015. El informe de acusación de la Fiscalía recoge que los bebés se quedaban atemorizados en el centro, que sufrían angustia y por las noches tenían pesadillas. El mismo texto, que ha sido aceptado por la procesada, recoge que la mujer de 47 años actuó sin "ningún tipo de paciencia ni consideración" y que trataba a los menores "de forma inadecuada para su edad", tal y como recogen medios locales. La mujer se aprovechó de su situación de superioridad, ya que los pequeños, debido a su corta edad, no podían ni defenderse, ni tan si quiera explicar con claridad la situación a sus padres.

Cuatro de los bebés, de entre 18 y 22 meses, eran reprendidos duramente cuando lloraban a o se portaban mal. Ante estas situaciones, la mujer los dejaba encerrados en el baño, sentados y amarrados en sus tronas, donde dejaba que lloraran durante al menos dos horas. A otros dos bebés le llamaba "tontos" si se orinaban encima cuando estaban aprendiendo a ir sin pañal. Además, les dejaba sentados en la taza del váter como castigo durante largos ratos.

La fiscalía pedía inicialmente seis años de prisión para la acusada, pero este viernes ha cerrado un acuerdo de conformidad con la defensa. La procesada se ha declarado autora de delitos contra la integridad moral y vejaciones injustas, con la agravante de abuso de superioridad y la atenuante de reparación del daño por los 1.000 euros que ha depositado para indemnizar a la madre de uno de los bebés. El ministerio público ha tenido en cuenta que esta víctima, la única que se ha personado en la causa como acusación particular, ha retirado los cargos de malos tratos.

Etiquetas
Comentarios