Despliega el menú
Nacional

Puigdemont ingresa en prisión tras ser detenido en Alemania y comparecerá ante el juez

Un portavoz ha asegurado que el expresidente de Cataluña huido de la justicia ha sido arrestado en una autopista del país.

La Policía de Finlandia recibe la orden euoprea para detener a Puigdemont
La Policía de Finlandia recibe la orden euoprea para detener a Puigdemont
Efe

El expresidente catalán Carles Puigdemont, huido de España hace casi cinco meses, ha sido detenido este domingo por la mañana por la policía de Alemania cuando acababa de cruzar la frontera de este país procedente de Dinamarca, un arresto coordinado con el CNI y la policía española, en aplicación de una euroorden. Puigdemont deberá comparecer este lunes ante el Tribunal administrativo de Schleswig-Holstein, para "proceder a comprobar su identidad", según fuentes jurídicas

Según el comunicado emitido por esa la Fiscalía regional, tras esa primera comparecencia de este lunes se decidirá sobre si le mantiene detenido, en cuyo caso ingresará en una prisión a la espera de que se decida sobre la petición de extradición.

El cometido de la comparecencia es comprobar la identidad del detenido e iniciar los trámites del proceso para decidir sobre la euroorden emitida por la Justicia española.

El plazo máximo para decidir y eventualmente ejecutar su entrega es de 60 días a partir de la detención, independientemente de los recursos que se presenten contra ésta.

Por su parte, rotativo 'Kieler Nachrichten' ha publicado que el expresidente autonómico se plantea pedir asilo en Alemania. Ese mismo medio apunta que las posibilidades de que prosperase una eventual solicitud son escasas, ya que la orden de detención europea tiene prioridad sobre un procedimiento de asilo.

La detención de Puigdemont se produjo a las 11.19, cuando se dirigía en coche a Bélgica, donde tiene fijada su residencia desde hace casi cinco meses, en aplicación de la euroorden que el Tribunal Supremo dictó el pasado viernes contra los implicados en el proceso soberanista huidos de España.

Una detención que fue coordinada entre el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y las policías española y alemana, en concreto la Policía Nacional y la Oficina Federal de Investigación Criminal de Alemania.

El expresidente catalán, que huyó de España el pasado 30 de octubre y que ha quedado bajo custodia policial en la ciudad alemana de Jagel, había viajado el pasado jueves a Helsinki desde Bruselas para impartir una conferencia.

Pese a que tenía billetes de avión para regresar este sábado de Finlandia a Bruselas, decidió abandonar el viernes por la noche Finlandia después de que ese día el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena reactivara la euroorden de detención contra él y otros cuatro exconsejeros huidos de la Justicia y procesados por el delito de rebelión.

Poco después de la detención, el Gobierno español recibió la confirmación oficial por parte de las autoridades alemanas del arresto de Puigdemont.

Panorama complicado

El hecho de que haya sido arrestado en Alemania abre un panorama más complicado para Puigdemont ya que los delitos por los que España le reclama tienen correspondencia con la legislación alemana, con penas incluso más duras que en nuestro país, y que alcanzan hasta la cadena perpetua.

Fuentes jurídicas han explicado que Alemania es uno de los peores lugares en los que podía caer Puigdemont a la hora de aplicar y tramitar una Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE) porque el Código Penal alemán sí recoge delitos muy similares al de rebelión por el que le reclama España, algo que no ocurría en Bélgica.

De hecho, el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena decidió cancelar la OEDE dado que la legislación belga no contempla el delito de rebelión por el que se le pretende juzgar en España.

Pero los artículos 81, 82 y 83 del Código Penal alemán, recogidos en el Título II de la Sección Primera sobre delitos de traición a la paz, alta traición y puesta en peligro del Estado democrático de Derecho, despejan el panorama hacia una futura extradición del expresidente catalán.

De inmediato, la Fiscalía española ha iniciado "intensas gestiones" con su homóloga alemana y con Eurojust, un organismo dedicado a la coordinación y la cooperación entre los estados miembros en la lucha contra las formas graves de delincuencia transfronteriza en la Unión Europea.

Será la Fiscalía general del estado federado de Schleswig-Holstein (norte de Alemania) la que estudiará la euroorden contra el expresidente autonómico catalán Carles Puigdemont, según ha informado a Efe un portavoz del ministerio de Justicia alemán.

Movilizaciones

La detención ha motivado movilizaciones en la calle en diferentes puntos de Cataluña, en las que en algunos casos se han producido choques con las fuerzas policiales.

Al menos 50 personas han resultado heridas leves por las cargas de los Mossos d'Esquadra -que han detenido a tres personas- frente a la Delegación del Gobierno en Cataluña, en Barcelona, y otras dos en Lérida, según el Sistema de Emergencias Médicas (SEM).

En paralelo, miles de personas -55.000 según el Ayuntamiento de Barcelona- se han concentrado ante el consulado de Alemania en Barcelona para protestar por la detención de Puigdemont.

El abogado belga de Carles Puigdemont, Paul Bekaert, ha explicado que el líder de JxCat lo ha llamado para informarle de que había sido "arrestado" en Alemania tras cruzar la frontera danesa: "Está muy tranquilo, siempre".

Otro de sus abogados, Jaume Alonso-Cuevillas, ha asegurado que Puigdemont era "perfectamente consciente" de los riesgos que asumía al viajar por Europa para "internacionalizar el conflicto" catalán y ha defendido que su extradición no es "inevitable".

Una de las claves para la defensa de Puigdemont será, según Cuevillas, demostrar que el expresidente de la Generalitat no tendría en España las garantías de un juicio justo.

Por otra parte, la Policía escocesa ha confirmado que ha recibido la euroorden cursada por el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena contra la exconsellera Clara Ponsatí, que negocia su entrega.

Tras permanecer cuatro meses en Bélgica junto a Puigdemont y los exconsellers Antoni Comín, Lluís Puig y Meritxell Serret, Ponsatí se reincorporó hace semanas a la Universidad de Saint Andrews de Escocia, donde había ejercido como profesora de Economía y Finanzas.

Sobre la detención de Puigdemont, el presidente del Parlament, Roger Torrent, ha asegurado que está en contacto con su defensa y con las "autoridades alemanas" y ha reiterado la necesidad de "construir un frente común" para defender los derechos y libertades.

Reacciones

El presidente del grupo parlamentario de Catalunya en Comú-Podem, Xavier Domènech, ha señalado que la detención del expresidente "nos hunde aún más en el problema".

La coordinadora general de PDeCAT, Marta Pascal, ha pedido a las filas soberanistas "mantener la calma y la confianza", en un momento en el que este partido estará "siempre al lado" de Puigdemont.

Por su parte, desde el PP, su coordinador general, Fernando Martínez-Maillo, ha declarado que "uno no puede ser fugado eternamente".

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha afirmado que nadie está "por encima de la ley" y ha recordado que dentro de la Constitución está la política y fuera de ella "nada".

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha dicho que la detención supone el fin de la "fuga del golpista" y que "intentar destruir una democracia europea", "romper la convivencia o malversar dinero público para ello no puede gozar de impunidad.

Etiquetas
Comentarios