Despliega el menú
Nacional

Absuelto un conductor 'cazado' a 228 km/h al no poderse acreditar quién llevaba el volante

Aunque asumió la conducción cuando fue parado por los agentes, su abogado dice que esas manifestaciones "se produjeron antes de que le hubieran leído sus derechos".

Foto de archivo de una campaña de la DGT contra el exceso de velocidad.
Foto de archivo de una campaña de la DGT contra el exceso de velocidad.
DGT

La Audiencia Provincial de Salamanca ha absuelto a un conductor de 35 años que fue detenido el pasado mes de junio de 2017 por circular a 228 kilómetros por hora por la A-62, a la altura de la localidad salmantina Carpio de Azaba, al no poderse acreditar que fuera él quien llevaba el volante en el momento de los hechos.

En concreto, A.E.F.M, madrileño de 35 años, fue inicialmente condenado a pagar una multa de 1.620 euros y a dos años de retirada del carné por estos hechos cuando viajaba en un coche Volkswagen Golf.

Según ha informado el abogado que presentó el recurso en su nombre, Jesús Ángel Lorenzo, del bufete Aboga2, pasó "casi una hora", hubo una parada y "un cambio de conductor" desde el momento que el radar tomó la fotografía con el paso del coche hasta que los agentes procedieron a la detención, 40 kilómetros más adelante.

A pesar de que el conductor "asumió la conducción en todo momento" cuando fue parado por los agentes, aunque esas manifestaciones "se produjeron todas ellas antes de que le hubieran leído sus derechos al entonces investigado", tal y como contempla la sentencia.

Una vez ya tuvo constancia de ese trámite el hombre no volvió a dejar constancia alguna de ser el conductor y, según su abogado, desde entonces mantuvo que "él no conducía cuando los agentes tomaron la fotografía".

De hecho, durante el tiempo que transcurrió entre la toma de la fotografía y la detención del acusado ahora absuelto, éste, en compañía de familiares, paró a descansar en Ciudad Rodrigo, donde se hizo un cambio de conductor.

Más de 200 km/h

Según fuentes de la Comandancia de Salamanca, los agentes del Subsector de Tráfico le sorprendieron en un control a las 18.18 del pasado 11 de junio de 2017, cuando viajaba en dirección Burgos.

Entonces, tras comprobar la velocidad a la que circulaba, la Guardia Civil montó un dispositivo policial de localización para detener el automóvil e identificar a su conductor, un propósito que surtió efecto después, cuando fue interceptado en el kilómetro 298 de la A-62, en el término municipal de Martín de Yeltes (Salamanca).

Etiquetas
Comentarios