Nacional

El Rey agradece el apoyo internacional "sin fisuras" a España en la crisis catalana

En la recepción al cuerpo diplomático en Madrid, Felipe VI destaca que se han puesto a prueba valores universales como "la concordia en la diversidad" y el "respeto a la democracia".

El Rey agradece apoyo el internacional "sin fisuras" a España en la crisis catalana
EFE/J.J. Guillén

El Rey ha agradecido este miércoles al cuerpo diplomático acreditado en Madrid el "apoyo sin fisuras" que la comunidad internacional ha ofrecido a España ante la "grave crisis" en Cataluña, que "ha puesto a prueba" valores europeos y universales como "la concordia en la diversidad" y el "respeto a la democracia".

Felipe VI, acompañado por doña Letizia, ha ofrecido la tercera recepción al cuerpo diplomático de su reinado, un acto solemne convocado en el Palacio Real con motivo del nuevo año al que han asistido el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, acompañado de su esposa.

En su intervención ante unos 300 invitados, don Felipe ha advertido además de que la UE afronta "una encrucijada decisiva" que requiere "un liderazgo fuerte", ha apostado por "la continuidad y la calidad de los valores e intereses compartidos" con EE. UU. y ha deseado tener con Rusia "una relación constructiva", que permita un espacio euro-asiático basado "en la confianza y el respeto mutuo".

Sin citar expresamente a Venezuela, país ausente en esta recepción y con el que no hay en estos momentos representación recíproca de embajadores, el jefe del Estado ha puesto de relieve que, en España, Europa y América son "espacios y proyectos compartidos" y "socios que hablan y se respetan, aunque a veces, coyunturalmente, opinen distinto".

Tras recordar que España es "un país abierto, plural y comprometido" que contribuye a "la seguridad colectiva", a la respuesta a grandes crisis, como las de refugiados y migrantes, y a "un mundo más equitativo y sostenible", el Monarca ha subrayado: "Somos, sobre todo, conscientes del valor de la democracia y del Estado de derecho".

En este punto, ha agradecido el apoyo internacional "sin fisuras" brindado a España ante "la más grave crisis que hemos debido afrontar en nuestra Historia reciente", una crisis que "ha puesto a prueba valores y principios que son no solo españoles, sino europeos y universales: el valor de la convivencia y la concordia en la diversidad y el del respeto a la democracia y el Estado de derecho".

"Por eso, los españoles somos entusiastas valedores del proyecto europeo", que se encuentra "en una encrucijada decisiva, ante la que se necesita una visión clara y un liderazgo fuerte", ha continuado, antes de señalar que, ante el reto más inmediato" de la UE, el "brexit", España desea "un acuerdo lo más ambicioso posible" en "libertad de circulación y establecimiento".

Don Felipe ha iniciado su discurso con una enumeración de los compromisos de España como nuevo miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, entre ellos el impulso de la lucha contra la pena de muerte, y ha considerado prioritario el combate contra el terrorismo, "una de las más crueles amenazas contra la dignidad", que golpeó Barcelona y Cambrils.

Al hablar de EE. UU., "un aliado esencial", ha apuntado que durante 2018 no faltarán ocasiones para "promover los contactos políticos" y "fortalecer la confianza" mutua, con ocasión del 30 aniversario del convenio bilateral de Defensa y el tercer centenario de la fundación de las ciudades de San Antonio y Nueva Orleans.

Respecto a la "región estratégica prioritaria" del Magreb, ha indicado que la "estabilidad y prosperidad" de Marruecos, Argelia y Túnez es "determinante" para España, al tiempo que ha hecho votos "para que este año Libia encuentre una solución política a su crisis y recupere la estabilidad".

En cuanto a Oriente Próximo, pocos meses después de recibir en Madrid las visitas del presidente israelí y el líder palestino, ha manifestado su deseo de que pronto lleguen a un acuerdo "sobre las cuestiones centrales del proceso de paz, incluido el estatuto de Jerusalén como capital compartida".

En su detallada exposición de las áreas de actuación de la política exterior, Felipe VI ha apostado por reforzar los lazos entre Iberoamérica y Europa, luchar contra el cambio climático e impulsar la agenda asiática de España con motivo de conmemoraciones como el 45 aniversario de las relaciones con China y los 50 años de relación con Singapur.

Además de Venezuela, tampoco Siria y Corea del Norte han estado representados en esta recepción, a la que han asistido 95 embajadores y cerca de una veintena de encargados de negocio, entre ellos el de Marruecos, a falta de que asuma sus funciones la nueva representante diplomática en España del reino alahuí, donde los Reyes tienen previsto acudir en marzo en una visita de Estado.

Como es tradicional, el nuncio del Vaticano, Renzo Fratini, ha pronunciado unas palabras en su calidad de decano del cuerpo diplomático, en las que, sin mencionar la palabra Cataluña, ha expresado su "complacencia" por la "unión" entre quienes conforman España, país que ha defendido como "una realidad a la que no se puede y no se debe renunciar".

Etiquetas
Comentarios