Nacional

Puigdemont sigue en Bélgica pero evita comparecer en un evento del partido nacionalista flamenco

En el evento, celebrado en Lovaina, se ha proyectado un vídeo de Pugidemont en el que agradece a los secesionistas su "solidaridad".

Puigdemont sigue en Bélgica pero evita comparecer en un evento del partido nacionalista flamenco
Efe

El expresidente catalán Carles Puigdemont evitó este jueves comparecer en público y excusó su presencia en un evento del partido nacionalista flamenco N-VA en Lovaina al que había sido invitado a pesar de seguir en Bruselas, dijeron fuentes de su entorno.

La organización del evento avisó a la prensa cuarenta y cinco minutos antes del inicio del acto de que había recibido un mensaje de Puigdemont para excusar su presencia e informar de la asistencia en su lugar del exconsejero de Sanidad, Toni Comín.

En el evento, la recepción de Año Nuevo de la N-VA, sí se proyectó un vídeo grabado de Puigdemont, en el que no se hacía ninguna referencia a los últimos acontecimientos y se lanzaba un mensaje de agradecimiento a los secesionistas flamencos por su "solidaridad".

"Son días complicados para nosotros. El Estado español está poniendo muchos obstáculos para que se cumpla la voluntad del pueblo catalán", dijo Puigdemont, quien aseguró que "la lucha que se lleva a cabo en Cataluña es por la democracia".

"Los problemas en Europa necesitan soluciones democráticas y no solucionarse por la vía judicial", añadió el expresidente catalán, que citó al expresidente estadounidense John Fitzgerald Kennedy y su frase "no hay que tener miedo a negociar".

Igualmente crítico con el Gobierno español se mostró el exconsejero Comín, que quiso agradecer la hospitalidad de la ciudad de Lovaina, en la que vive el extitular de Sanidad catalán desde que está huido.

Comín, el único de los cuatro exconsejeros en Bélgica que no ha renunciado al acta de diputado catalán, cargó también contra las autoridades judiciales españolas e insistió ante los simpatizantes de la N-VA que España "vive la peor crisis democrática desde el fin del franquismo".

El videomensaje de Puigdemont para la N-VA fue grabado en inglés, mientras que Comín realizó su intervención en francés, por lo que tuvo que ser traducido simultáneamente al flamenco (el idioma de la gran mayoría de asistentes).

El acto de la N-VA se ha desarrollado en una tribuna del estadio de fútbol del Lovaina, en el que para la ocasión decoraban el lugar banderas de Flandes y 'esteladas', la bandera separatista catalana.

Los propios organizadores se mostraron sorprendidos del número de personas que han acudido al evento, más de 400, entre ellos casi medio centenar de medios de comunicación, principalmente españoles.

La ausencia de Puigdemont al acto de los secesionistas flamencos ya había sido advertida ese lunes como una posibilidad por los organizadores, que apuntaban la opción de que el político catalán no pudiera "llegar a tiempo" para el acto.

Mientras se desarrollaba en Lovaina el acto de la N-VA, Puigdemont había grabado un mensaje difundido en redes sociales lamentando que el presidente del Parlament catalán, Roger Torrent, hubiera pospuesto el pleno de investidura que tenía que celebrarse este martes en Barcelona.

Después de guardar silencio a lo largo de la jornada, en medio del cruce de reproches entre JxCat y ERC a raíz de la decisión de Torrent de aplazar el pleno de investidura, Puigdemont ha difundido finalmente, pasadas las 20.30 (19.30 GMT), un mensaje grabado a través de las redes sociales.

En este contexto, ha llamado al soberanismo a no perder la "unidad", que es, ha recalcado, "lo que sueñan los que nos quieren en prisión o en el exilio por años", en alusión al Gobierno español.

Según el expresidente independentista, para hacer frente a la aplicación del artículo 155 de la Constitución española que se mantendrá si no hay un nuevo Gobierno catalán, la mayoría soberanista debe dar una "respuesta unitaria y coordinada para el despliegue del mandato del 1-O y del 21-D".

Puigdemont permanece huido en Bélgica desde que hace tres meses abandonó Cataluña después de liderar el proceso de declaración unilateral de independencia.

El expresidente catalán está imputado por la Justicia española por los presuntos delitos de rebelión, sedición y malversación, y en caso de ser condenado podrían suponerle hasta 25 años de prisión.

Etiquetas
Comentarios