Despliega el menú
Nacional

Zoido sobre la gestión de la AP-6: "No voy a dimitir, no creo tener responsabilidad política"

El ministro niega que se culpara a los conductores, defiende la actuación de su departamento y señala a la concesionaria como responsable.

Juan Ignacio Zoido asegura que su cargo "está a disposición del presidente".
Zoido sobre la gestión de la AP-6: "No voy a dimitir, no creo tener responsabilidad política"
Efe

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha asegurado que no va a dimitir de su cargo porque no cree tener responsabilidad política en la gestión realizada por su departamento ante el temporal de nieve que provocó que miles de conductores quedaran atrapados en la AP-6 en la noche del 6 al 7 de enero.

"Yo no voy a dimitir, no creo tener responsabilidad política en la gestión de esta circunstancia que se ha vivido derivada de una autopista concesionada", ha declarado el ministro durante su comparecencia en la Comisión de Interior en el Congreso, en respuesta a las preguntas por parte de la oposición acerca de si pensaba abandonar su puesto. "Mi cargo está a disposición del presidente, yo por esto no debo dimitir", ha insistido.

Zoido ha comparecido este miércoles en la Cámara Baja para informar de las actuaciones del Gobierno durante este episodio, en donde ha negado que se responsabilizara a los conductores de esta situación.

"En ningún caso se ha responsabilizado a los conductores de quedarse atrapados en la AP-6, si no que se ha hecho la reflexión de por qué a algunos no les llegaron los avisos o por qué algunas recomendaciones no fueran atendidas", ha apuntado el ministro, que ha comenzado su intervención pidiendo disculpas a los ciudadanos afectados.

En este sentido, ha aclarado que estas afirmaciones sirven para "hacer autocrítica" de cómo poder mejorar los canales de comunicación "para llegar a todos los conductores" y, al mismo tiempo, concienciar en casos como el ocurrido entre los pasados 6 y 7 de enero.

Aún así, Zoido ha asegurado también que "hubo previsión, planificación y capacidad de reacción" durante la gestión de esta crisis, así como una puesta a disposición de medios humanos y materiales, que fueron, a su juicio, "necesarios y acordes".

Insiste en los errores de la concesionaria

Además, el titular de Interior ha insistido en que la concesionaria de la autopista tomó "decisiones que no fueron las acertadas", no así el Gobierno que, a su juicio, "hizo todo lo posible para que se evitara que hubiera incidencias por el temporal". Además, ha defendido que se han dado "todas las explicaciones necesarias" sobre lo ocurrido.

En su relato de los hechos, Zoido ha justificado que su departamento cumplió con sus obligaciones de prevención ya que, desde el día 4 de enero se informó sobre las alertas de nevadas anunciadas por la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), a través de las redes sociales y los medios de comunicación. Además, asegura que, un día más tarde, se puso en marcha un operativo especial desde la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil (AUGC) y se activó la fase de alerta de protocolo por fenómenos meteorológicos adversos en León, Zamora, Palencia, Valladolid, Burgos, Segovia y Ávila.

También ha defendido que se cumplió con la obligación de dar respuesta ante situaciones adversas, poniendo a disposición de la concesionaria hasta 600 trabajadores, entre los que estaban en el centro de control, jefaturas de Tráfico o miembros de la Guardia Civil, además de los 200 agentes de la Unidad Militar de Emergencia (UME) que ayudaron en el rescate de los vehículos atrapados en la autopista.

Sin embargo, y del mismo modo que el lunes hizo el director de la Dirección General de Tráfico (DGT), Gregorio Serrano, durante su comparecencia en el Congreso por este mismo tema, Zoido ha criticado cómo ha sido un error de la concesionaria el que llevó, entre otros, al colapso de la AP-6: la tardanza de Iberpistas a la hora de 'pedir ayuda' a la Administración, dos horas después de que comenzara la crisis en dicha vía.

En este sentido, ha recordado también que las concesionarias "disponen de su propio centro de control de tráfico" desde el que se gestiona la viabilidad de las mismas, como el uso de fundentes o de quitanieves y que "tienen la obligación y capacidad para adoptar las medidas necesarias para la gestión de tráfico".

Valorando medidas de los expertos

Aún así, el ministro ha insistido en que estos hechos ocurridos en la noche del 6 al 7 de enero deben servir para "sacar conclusiones" y ha indicado que su intención en un futuro es que "el hecho de que una vía no sea de gestión directa, no sea un hecho determinante para que se produzcan situaciones de estas circunstancias". Así, ha indicado que la comisión de Seguridad Vial reunida tras la crisis ha trabajado con expertos para tratar posibles medidas de actuación en un futuro.

Entre estas propuestas realizadas, destacan la posibilidad de que durante las operaciones especiales de tráfico siempre haya un representante de todas las concesionarias en los centros de gestión de tráfico; que la decisión de abrir o cerrar una vía concesionaria corresponda en última instancia a la DGT; que los pasos de medianas en las vías estén siempre abiertos o practicables para poder cambiar de sentido vehículos y quitanieves; o que la DGT, Protección Civil o la Dirección General de Carreteras puedan activar la presencia de la UME.

Cámaras de seguridad y revisión del protocolo

Durante el turno de réplica, desde el PSOE, su portavoz en esta materia, Pablo Bellido, ha cuestionado que el Gobierno no pudiera hacer nada "100 metros antes" de que la vía se convirtiera en competencia de la concesionaria y duda que, en esta situación "no hubiera nadie de la DGT observando las cámaras de seguridad de la AP-6". También se ha referido a este tema la portavoz adjunta de Unidos Podemos, Ione Belarra, que ha preguntado por el acceso que tiene la Guardia Civil a este sistema.

"La DGT puede ver las cámaras de la AP-6 pero sólo en algunas zonas", ha respondido Zoido sobre esta cuestión, y ha precisado que no pueden moverlas, por lo que tienen "una visión fija y, por tanto parcial" de determinadas zonas de la vía. Ante esto, el ministro ha adelantado que una de las medidas que propondrá su departamento es la posibilidad de que Tráfico tenga capacidad de maniobrar con ellas en momentos "críticos" como el sucedido en la AP-6 en carreteras que no son de su gestión.

Por su parte, el portavoz de Interior de Ciudadanos, Miguel Gutiérrez, ha criticado que no se siguiera el Protocolo de actuaciones nevadas y situaciones meteorológicas en la Red de Carreteras del Estado, vigente desde 2009, que refleja, según el diputado, que es la DGT la que "tiene que decirle a la concesionaria qué hacer". Así, Gutiérrez ha acusado tanto al ministro como a Serrano de contar "una milonga".

"Yo no he mentido y tampoco ha mentido el señor Serrano, existe ese protocolo, pero para que se active, normalmente hay que saber cuál es el problema, y del problema no se tuvo conocimiento hasta las 21.50", se ha defendido de las acusaciones, al tiempo que ha aclarado que este protocolo "tiene mucho nivel de mejora".

Zoido también se ha expresado sobre que realizara el seguimiento de la gestión desde Sevilla, criticada también por la oposición. "Cuando fui al partido Sevilla-Betis lo hice con el conocimiento de que la situación estaba controlada", ha dicho.

Por su parte, la diputada del PP Marimar Blanco, ha manifestado que la actuación del Gobierno "fue la correcta" en cuanto a planificación, coordinación y respuesta, y ha recordado el episodio similar vivido en la AP-1 en 2004, cuando gobernaba el PSOE, para acusar a la oposición de "sacar rédito político personal" con lo sucedido en la AP-6.

Etiquetas
Comentarios