Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Resumen del año

El yihadismo golpea Cataluña y tensa el pulso entre Gobierno y Generalitat

Quince personas perdieron la vida en los atentados de Barcelona y Cambrils.

Josep Fusté 26/12/2017 a las 05:00
Trece personas murieron en el ataque a las Ramblas, en Barcelona.Andreu Dalmau/Efe

El yihadismo ha golpeado Cataluña en 2017 con los atentados de Barcelona y Cambrils (Tarragona), que causaron quince muertos en la peor matanza en España desde el 11M, un ataque que tensó el pulso entre el Gobierno y la Generalitat en vísperas del 1-O, con los Mossos en el epicentro de la disputa.

Con la alerta antiterrorista en el nivel 4 de una escala del 1 al 5, las fuerzas de seguridad han detenido este año en España a 74 supuestos yihadistas (fueron 41 en 2016) y han reforzado la vigilancia en puntos sensibles, como centros comerciales y mercados navideños, estaciones de transporte e infraestructuras básicas.

Younes Abouyaaqoub, un joven de 22 años y vecino de Ripoll (Gerona), fue quien causó el terror en Barcelona cuando hacia las 17.00 horas del 17 de agosto embistió con una furgoneta a decenas de personas que paseaban por la céntrica Ramblas, en un recorrido de 650 metros entre plaza de Cataluña y el mosaico de Miró frente al Liceo, en el que mató a trece personas y lesionó a más de un centenar.

En medio de escenas de pánico, Abouyaaqoub abandonó la furgoneta, huyó a pie por el mercado de la Boquería y cruzó andando Barcelona hasta la zona universitaria, donde a las 18.15 horas abordó a un joven que iba a aparcar su coche, le mató a puñaladas, le colocó en los asientos traseros y burló un control de los Mossos en la Diagonal.

El entonces jefe de los Mossos, el mayor Josep Lluís Trapero -destituido meses después tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución-, vinculó a las 21.30 horas el atentado de las Ramblas con la explosión que la noche anterior había echo saltar por los aires una vivienda de Alcanar (Tarragona) y lanzó un mensaje de tranquilidad, afirmando que no preveía otro ataque inminente.

Sin embargo, hacia las tres de la madrugada cinco terroristas arrollaron con un turismo a varias personas en Cambrils (Tarragona) -causando un muerto y media decena de heridos- y emprendieron una fuga a pie por el paseo marítimo, mostrando chalecos con explosivos que resultaron ser simulados, hasta que fueron abatidos, cuatro de ellos por un mismo mosso.

Los Mossos empezaron entonces a reconstruir un puzle con muchas piezas y escenarios, hasta concluir que se trataba de una única célula terrorista integrada por jóvenes vecinos de Ripoll (Girona) que habían sido captados y radicalizados por el imán de esta pequeña población, Abdelbaki Es Satty, figura clave en este rompecabezas.

Según la investigación, en manos de la Audiencia Nacional, Es Satty y la decena de miembros de la célula habían preparado en la casa de Alcanar explosivos con 500 litros de triperóxido de acetona (TATP), conocido como "la madre de Satán", que esperaban que se secara para cometer varios ataques de gran envergadura en monumentos e iglesias de Barcelona, entre ellas la Sagrada Familia.

Sin embargo, la explosión de la casa de Alcanar, en la que murieron Es Satty y otro miembro de la célula y resultó herido un tercer integrante -actualmente en prisión-, truncó sus planes y obligó a los terroristas a improvisar y actuar a la desesperada.

Tras cuatro días de fuga, los Mossos localizaron finalmente, gracias a la colaboración ciudadana, a Abuyaaqoub escondido en un viñedo de Sant Sadurní d'Anoia (Barcelona) y, aunque se encontraba solo y en una zona apartada, lo abatieron a tiros cuando gritaba "Alá es grande" y se abría la camisa para mostrar un cinturón que parecía llevar cargas explosivas, aunque resultó ser falso.

Con la célula desarticulada, y a menos de dos meses del referéndum independentista del 1-O, la gestión del atentado encumbró a Trapero como un referente para los independentistas, mientras arreciaban las críticas por algunas actuaciones de los Mossos en la prevención de ataques terroristas.

La tensión entre administraciones se evidenció en la concentración contra el terrorismo del 26 de agosto en Barcelona, a la que asistieron el rey Felipe VI -su primera participación en una manifestación-, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y varios presidentes autonómicos, que fueron recibidos con algunos abucheos y con banderas independentistas.

En plena pugna política, asociaciones de la Policía Nacional y la Guardia Civil denunciaron su exclusión de la investigación, mientras el entonces 'conseller' de Interior Joaquim Forn -actualmente encarcelado por su papel en el proceso independentista- lamentó un intento de "ensuciar" la labor de los Mossos, a los que se acusó de desoír un aviso de la policía belga sobre Es Satty y una alerta de la CIA sobre un posible atentado en la Rambla.

Tras negarlo inicialmente, Forn y Trapero -imputado por sedición por la Audiencia Nacional por el proceso soberanista- admitieron que el 25 de mayo de 2017 habían recibido una alerta sobre un posible atentado en las Ramblas, aunque alegaron que no era de la CIA y que su credibilidad era "muy baja".

Además, un policía de Vilvoorde (Bélgica), donde Es Satty había ido a buscar trabajo como imán en 2016, envió en enero de ese año un correo electrónico a un agente de la policía catalana en el que le pedía que hiciera una averiguación sobre el religioso: "Cuanta más información puedas compartir sobre este individuo, ¡mejor!".

El mosso no encontró en la base de datos ninguna información sobre es Satty, pese a que había estado encarcelado por narcotráfico en una prisión de Castellón entre 2010 y 2014, año en el que el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) contactó con él, dentro de sus protocolos habituales de actuación, según fuentes oficiales.

Desde Bélgica, adonde huyó tras la declaración de independencia votada por el Parlament el 27 de octubre, el expresident Carles Puigdemont manifestó su "desconfianza" con el sistema de seguridad del Estado y afirmó que no sabía si la "deslealtad" del CNI impidió "evitar un atentado y muchos muertos".





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo