Despliega el menú
Nacional

La Guardia Civil entra en sedes de la Generalitat y detiene al equipo que organiza el referéndum

Se han registrado los departamentos de Economía, Exteriores, Trabajo y Gobernación de la Generalitat.

Agentes de la Guardia Civil y de los mossos a las puertas de un edificio de la Generalitat en una imagen de archivo
Agentes de la Guardia Civil y de los mossos a las puertas de un edificio de la Generalitat.
Afp

La Guardia Civil ha detenido por orden judicial a catorce altos cargos del 'Govern' por los preparativos del referéndum independentista del 1 de octubre, en una operación en la que se han registrado los departamentos de Economía, Exteriores, Trabajo y Gobernación de la Generalitat.

El titular del juzgado de instrucción número 13 de Barcelona, que investiga a una veintena de personas por los delitos de malversación, prevaricación y desobediencia por la preparación del 1-O, ha ordenado 41 registros en despachos oficiales y en tres empresas, en una de las cuales se han hallado unos diez millones de papeletas.

Entre los detenidos figuran el número dos de la consejería de Economía, Josep Maria Jové; el secretario de Hacienda, Josep Lluís Salvadó; Joan Ignasi Sánchez, asesor del gabinete de la consellera de Gobernación; Josué Sallent Rivas, responsable del Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CTTI); y Xavier Puig Farré, de la Oficina Asuntos Sociales.

Otros detenidos son Pau Furriol y Mercedes Martínez (ambos vinculados a una nave con material electoral); David Franco Martos (también del CTTI); David Palancad Serrano, de la Oficina de Asuntos Exteriores; y Juan Manuel Gómez, de la consejería de Economía y Hacienda.

Tras el operativo policial, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha reunido de urgencia al 'Govern' y ha hecho una declaración institucional en la que ha acusado al Estado de "suspender de facto" la autonomía y "aplicar de facto un estado de excepción".

Puigdemont acusa al Estado de suspender “de facto el autogobierno en Cataluña”

Puigdemont ha llamado a los catalanes a responder con "firmeza y serenidad" acudiendo a votar el 1-O y ha pedido una "respuesta democrática y pacífica" a una situación que, según ha dicho, pretende violentar la convivencia en Cataluña.

La operación policial ha sido contestada con concentraciones de protesta, tanto de ciudadanos como de trabajadores, ante las dependencias registradas, principalmente en las consejerías de Economía y de Trabajo en el centro de Barcelona.

El Gobierno, a través de su portavoz, Íñigo Méndez de Vigo, ha respondido a Puigdemont que no busque en "manifestaciones callejeras una legitimidad que no tiene", mientras el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, se reunía con los líderes del PSOE y Ciudadanos, que le han brindado su apoyo.

"Estaban avisados, sabían que el referéndum no se podía celebrar porque es liquidar la soberanía nacional y el derecho que tienen todos los españoles a decidir lo que quieren que sea su país", ha afirmado Rajoy en la sesión de control al Gobierno en el Congreso.

Los diputados de ERC, tras una dura intervención de su portavoz, Gabriel Rufián, que ha pedido a Rajoy que "saque sus sucias manos de las instituciones catalanas", han abandonado el hemiciclo, secundados por los del PDeCAT, cuyo portavoz, Carles Campuzano, ha dicho que se están planteando su continuidad en el Parlamento.

El Ministerio del Interior ha cifrado en 9.894.350 las papeletas incautadas en una nave industrial de Bigues i Riells (Barcelona), en la que también se han decomisado carteles con la leyenda local electoral, actas de constitución de mesa, de escrutinio y otros formularios.

En otro registro, la Policía Nacional ha intervenido propaganda del referéndum en el interior de dos vehículos que estaban estacionados a las puertas de la sede central de la CUP en Barcelona.

La alcaldesa de la capital catalana, Ada Colau, ha pedido a Rajoy que "rectifique en su estrategia", que "devuelva el autogobierno a las instituciones catalanas" y que abra un diálogo porque "siempre es tiempo de negociación política".

La Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural han hecho un llamamiento a movilizarse de forma "tranquila", pero también "firme" y "contundente", porque consideran que ha llegado el momento de la "resistencia pacífica", y han convocado concentraciones en todos los municipios para el próximo domingo.

En Madrid, varias plataformas como la coordinadora 25S o "madrileños por el derecho a decidir", que organizaron el acto del pasado fin de semana en Madrid en favor del referéndum, han llamado a concentrarse en la Puerta del Sol para protestar por la actuación del Gobierno en Cataluña.

Etiquetas
Comentarios