Nacional
Suscríbete por 1€

La CUP presiona para aprobar ya las leyes de ruptura y el Govern no descarta aprobarlas por decreto

El Gobierno catalán ha dejado claro que desoirá "con todas las consecuencias" al Constitucional.

Junqueras, Puigdemont y Turull.
Junqueras, Puigdemont y Turull.
Efe

La CUP ha exigido al Govern que las leyes del Referéndum y de Transitoriedad Jurídica, de "ruptura" con el Estado, sean aprobadas por el Parlament la próxima semana, antes de la Diada, algo que el Govern no ha concretado aunque sí ha dejado claro que desoirá "con todas las consecuencias" al Constitucional.

Tras la presentación de la Ley de Transitoriedad, la Mesa del Parlament ha vuelto a esquivar la tramitación de ambas leyes, a solo una semana del primer pleno del nuevo curso político.

En su reunión de este martes, la Mesa no ha incluido en el orden del día ni la Ley del Referéndum, registrada a finales de julio, ni la ley de Transitoriedad, y ha rechazado la petición de la oposición de un informe jurídico de los letrados de la cámara sobre ambas normas.

Para que ambas leyes pudieran ser aprobadas en el próximo pleno del 6 y 7 de septiembre, se abren diferentes vías: ser admitidas a trámite en la próxima reunión de la Mesa, el martes 5; una reunión extraordinaria de la Mesa; o que ya en el pleno del Parlament se invocara el artículo 81.3 del reglamento para introducir las dos normas como un nuevo punto del orden del día a última hora.

En cualquier caso, la CUP ha presionado a JxSí y al Govern para que las leyes de "ruptura" sean aprobadas sí o sí la próxima semana: "Pensamos que se debería aprobar la Ley del Referéndum y, a ser posible, las dos. Nos gustaría, nos parece que sería lo lógico", ha dicho la diputada anticapitalista Gabriela Serra.

También la diputada cupera Mireia Boya ha pedido al Govern que sea transparente, explique las dificultades que esté encontrando para convocar referendo y aparque la "estrategia de las astucias" para apostar por la "autodeterminación", porque "vamos tarde".

No descarta aprobarlas por decreto

Pero el jefe de filas de JxSí, Lluís Corominas, ha sugerido que las leyes pueden ser aprobadas en un pleno ordinario como el de la próxima semana, pero también en un pleno monográfico extraordinario, "posibilidad que hay que medir en función de lo que pase en los próximos días", sin descartar tampoco un decreto ley del Govern.

No obstante, las exigencias cuperas "no han sorprendido" al portavoz del Govern y consejero de Presidencia, Jordi Turull: "Estoy acostumbrado, cada fuerza es legítima de pedir lo que considere, del mismo modo que han de entender que, si esto saliera mal, nos mirarán a nosotros y no a ellos. Pedimos que se respeten nuestros 'tempos".

Turull ha evitado concretar el calendario y procedimientos que seguirá el Govern para convocar la consulta, aunque sí ha advertido de que la Generalitat desoirá al Tribunal Constitucional (TC) si anula la Ley del Referéndum y solo "obedecerá el mandato" del Parlamento catalán, "con todas las consecuencias" que ello pueda acarrear.

Y ha cargado contra un Estado que, a su juicio, trata a los catalanes como "súbditos", pero también contra la portavoz del PSOE en el Congreso, Margarita Robles, por decir que el 1-O, si "se está teniendo conocimiento de la comisión de un hecho delictivo, habría que retirar las urnas".

Mientras, la oposición en pleno critica la dilación y la tardanza en la tramitación de ambas leyes.

Desde Ciudadanos, el vicepresidente segundo del Parlament, José María Espejo-Saavedra, ha denunciado que la Cámara "se ha convertido en una mera gestoría" del Govern; la portavoz del PSC, Eva Granados, ha avisado de que "no hay tiempo material" para que JxSí y CUP aprueben sus leyes "con el calendario que se han marcado"; y el portavoz de SíQueEsPot, Joan Coscubiela, aprecia "caos y confusión" entre los dos grupos independentistas.

El portavoz parlamentario del PPC, Alejandro Fernández, ha previsto que el Gobierno responderá de forma "equilibrada, proporcionada y ajustada jurídicamente" si el Parlament aprueba las leyes de ruptura.

Aún así, el president Carles Puigdemont, que ha respondido a preguntas de los ciudadanos a través de Facebook Live, ha asegurado que si el Estado impide el referéndum, igualmente "iremos a votar".

Y ha concretado que, de ganar el 'sí', seguiría en el cargo seis meses más hasta unas elecciones constituyentes; ha calificado de "absolutamente indispensable" que una Cataluña independiente tenga ejército, una política de Defensa "moderna" e inteligencia militar, especialmente ante la "grave amenaza" yihadista.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión