Despliega el menú
Nacional

Declaran culpable al hombre que mató a golpes a su padre en Valencia en 2015

El crimen se cometió cuando el acusado golpeó con un bastón a su padre, con el que residía en la misma vivienda, y varias horas después llamó a un amigo para contarle lo sucedido.

Un jurado popular ha declarado culpable al hombre que reconoció haber matado a golpes a su padre en la localidad valenciana de Gilet el 10 de noviembre de 2015, según ha informado hoy el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV).

El crimen se cometió cuando el acusado, que sufría un trastorno psicótico como consecuencia de una adicción a las drogas, golpeó con un bastón a su padre, con el que residía en la misma vivienda, y varias horas después llamó a un amigo para contarle lo sucedido.

La Fiscalía había reclamado que el hombre, de 36 años, cumpliera doce años de prisión por un delito de asesinato. Según el escrito de acusación de la fiscal, el autor confeso de los hechos, que tenía antecedentes penales no computables en este caso, residía con su padre, de 70 años, en la calle Bonrepós i Mirambell de Gilet.

Alrededor de las 20.00 iniciaron una discusión y el acusado cogió un bastón y empezó a golpear a su padre. Después, se quitó la ropa que llevaba y las zapatillas llenas de sangre, limpió paredes y suelo alrededor de donde había caído la víctima y lavó la ropa que llevaba puesta.

Sobre las 4.30 horas del 11 de noviembre se presentó con el coche de su padre en un bar del complejo turístico La Pinada, en la antigua carretera de Teruel, y bebió copas con su hermano hasta las seis de la mañana.

A las 11.25 llamó a un amigo para decirle que había matado a su padre y que tenía los nudillos "reventados". Este intentó contactar con el fallecido en varias ocasiones y posteriormente llamó al hijo para pedirle que se entregase. El acusado le dijo que sí, pero que primero iría a "pillar coca", y finalmente fue detenido ese mismo día, a las 20.00, en el hospital Clínico de València cuando le curaban las heridas de las manos.

La Fiscalía argumentó en el juicio que el acusado había sufrido trastornos por consumo de drogas y que tenía diagnosticado un trastorno bipolar, y aunque admitió que sus capacidades mentales podrían estar afectadas en el momento de los hechos, no hasta el extremo de anular su capacidad de entendimiento y voluntad.

La defensa, en cambio, solicitó una condena por homicidio, en lugar de asesinato, y argumentó que su defendido era consumidor habitual de drogas, que tenía diagnosticado un trastorno bipolar "en fase maníaca" y que los juzgados habían ordenado con anterioridad su internamiento.

Etiquetas
Comentarios