Despliega el menú
Nacional

Los dueños del castillo hinchable de Gerona, en el que murió una niña, niegan negligencia

Aseguran que en la zona no soplaba el viento y que el accidente era imposible de prever.

Imagen de archivo del restaurante en el que se produjo el accidente.
Imagen de archivo del restaurante en el que se produjo el accidente.

Los propietarios del restaurante Mas Oller de Caldes de Malavella (Gerona) en el que una menor de seis años murió al salir volando un castillo hinchablehan declarado este martes como investigados ante el Juzgado de Instrucción 2 de Santa Coloma de Farners y aseguran que no cometieron ninguna negligencia.

Según ha informado su abogado, Carles Monguilod, los dueños del restaurante han podido explicar que cuando ocurrió el accidente, el pasado 7 de mayo, no soplaba viento en la zona, tal y como refleja un vídeo aportado a la causa que muestra minutos antes del suceso, por lo que la tragedia era "imposible de prever".

Contrariamente, el abogado que representa a las familias de la niña fallecida y los otros heridos, que ejerce de acusación particular, Carles Alabau, ha afirmado: "Pensamos que ha habido una clara omisión de las normas de seguridad del hinchable, y por lo tanto existe una clara responsabilidad" de los dueños.

Sobre los anclajes del hinchable al suelo, los propietarios han indicado que solo había puestos dos de los 10 previstos, pero Monguilod ha puntualizado que cuando les vendieron la atracción les dijeron que solo hacían falta fijar dos de ellos cuando no soplaba viento.

De hecho, los dos investigados han indicado que cuando soplaba viento nunca montaban la atracción, algo que han corroborado dos trabajadores que se encargaban de la zona lúdica el día del accidente, que han comparecido este martes en el juzgado citados como testigos.

Informe pericial

Monguilod ha lamentado que pese a que han pasado casi dos meses, todavía se desconocen exactamente las causas de lo ocurrido, ya que el atestado de los Mossos d'Esquadra habla de unas causas muy genéricas, según él, y que están pendientes de un informe pericial al Grupo de ingeniería forense de la Comisaría General de la Policía Científica de Madrid.

Sobre la necesidad de tener monitores, han indicado que no había ninguna persona específica pero que el hinchable estaba a pocos metros de la terraza del restaurante, y que los padres se encargaban de vigilar a los niños, por lo que no necesitaba un vigilante.

También han indicado que no tenían un permiso específico para montar la atracción, pero según Monguilod no está claro que fuese necesario, ya que la mayoría de los que están instalados en lugares similares no disponen de una licencia, y sí que contaban con la licencia de actividad.

Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), los dos dueños del restaurante están investigados por un presunto delito de homicidio imprudente y lesiones por imprudencia, y en las declaraciones de este martes han contestado a las preguntes de todas las partes.

Etiquetas
Comentarios